Una eliminatoria más en la competición donde ha forjado su leyenda de resistencia infinita. Que nadie se relaje, que el rey del torneo sigue respirando. Tras revolcar al PSG en el Bernabéu, después de morder el miedo con aquel lejano 0-1, la noche del martes en las faldas de la Torre Eiffel cuajó una función de veterano de guerra, sin permitir ni un segundo de ilusión a la remontada local. 

Avanzaba el Madrid sin grandes sobresaltos, más allá de los miedos clásicos de una eliminatoria sin resolver. Varane y Ramos aportaban seguridad y el frente de ataque, seco sin centrocampistas más creativos, trataba de exprimir al máximo cada acción. No perdía los nervios el campeón, convencido de que le llegaría su oportunidad. La cantada caldera del Parque de los Príncipes quedó en fuego de bengalas y tambores en los fondos, lejos la atmósfera de otros escenarios donde estos mismos jugadores han mandado. No es el Calderón, ni el campo del Borussia, ni mucho menos. El show pirotécnico del sector ultra al comienzo de la segunda parte terminó perjudicando más a los suyos, porque el colegiado paró un rato el partido por culpa del humo que debería sancionar la UEFA con severidad.

Casi tres minutos tuvo que esperar el PSG para sacar el córner, mientras se aclaraba el campo. En la siguiente jugada, Cristiano recordó por qué es el mejor goleador de la historia del torneo. En su primera oportunidad, sablazo. Metió en la red con un preciso cabezazo el buen pase de Lucas. 

El 0-1 dejó grogui al PSG, sin más remedio que buscar cuatro goles para lograr la clasificación. Una hazaña complicada aún más cuando a Verratti se le cruzó el cable, con amarilla ya, y protestó en la cara del árbitro. Con uno más, el Real Madrid perdonó el segundo, y fue Keylor el que tuvo que recoger de la red un gol atropellado de Cavani. Nada, más humo disuelto por la lluvia que limpiaba París y el zarpazo definitivo de Casemiro, para redondear su enorme partido de tres estrellas.

FUENTE:http://www.elmundo.es/deportes/futbol/2018/03/06/5a9f0c8d22601df4538b4598.html