La Comunidad de Madrid condena la “dictadura criminal que ha convertido a Cuba en una inmensa cárcel” y ha llevado “a sus habitantes a la pobreza, el hambre o el exilio durante los últimos 62 años”, al tiempo que ha exigido al Gobierno central “que abandone la ambigüedad, prescinda de eufemismos y actúe sin equívocos del lado de la libertad, la democracia y los derechos humanos”.

El consejero de Educación, Universidades y Ciencia, y portavoz del Ejecutivo regional, Enrique Ossorio, ha leído una declaración institucional durante su comparecencia tras la celebración del Consejo de Gobierno, donde se señala que “la Comunidad de Madrid estará siempre del lado del pueblo cubano que estos días se manifiesta por toda la isla pidiendo libertad y democracia”, a quien además ha trasladado todo su apoyo y solidaridad.


“Al pueblo cubano le pedimos, ahora más que nunca, unidad frente a los intentos del régimen por dividirlos. La historia ha demostrado la importancia de permanecer unidos en el momento en que los regímenes totalitarios comienzan a colapsar”, continúa el escrito, para añadir que “a la hora de construir la Cuba libre del futuro será necesario un ejercicio de generosidad capaz de incorporar a personas que demuestren un verdadero compromiso con la libertad”.


Asimismo, el texto incide en que “el éxito de la lucha del pueblo cubano por su libertad tendrá consecuencias en otros países de Hispanoamérica”, porque “la caída del comunismo traerá, más pronto que tarde, la liberación de países que, como Venezuela o Nicaragua, aún viven bajo su yugo”.

La declaración institucional del Gobierno de la Comunidad de Madrid recalca también que “nada de lo que sucede en Hispanoamérica es ajeno a España, y mucho menos a Madrid”. En este sentido, recuerda que “somos países hermanos
con una historia, una lengua y una cultura compartidas”, a lo que ahora hay que añadir una causa común: la defensa de la libertad.


Desde la noche de ayer y durante el tiempo que duren las protestas, la fachada de la Real Casa de Correos, sede del Gobierno de la Comunidad de Madrid, se iluminará con los colores de la bandera cubana, en homenaje a la lucha por la libertad que este pueblo está llevando a cabo frente a una dictadura que permanece desde hace más de 60 años.