La relación entre las actitudes sociales y la identidad social feminista constituyen el gran foco de transmutación a lograr para instaurar el nuevo modelo de identificación social y por ende, de sociedad.

Para la implantación de un nuevo orden político social apareció el feminismo como el factor más relevante de la nueva identificación social, que llevó al fantasma morado a instalarse como termitas en los cimientos y pilares de la civilización occidental, para debilitarlos y bailar sobre sus ruinas proclamando el triunfo de los poderes ocultos que hoy en realidad nos dominan.

La relación que guarda la sociedad con el feminismo colisiona en la identificación de ciertas categorías sociales basadas en parámetros relacionales a la ordenación patriarcalista. Las categorías o etiquetas éticas, vocacionales,raciales pertenecientes al estigma social, así como las afiliaciones político-ideológicas de los estratos sociales, han de pasar por la transmutación feminista, para asegurar así una nueva Europa diversa basada en las democracias multiculturales y el principio de paridad. Por tanto todas las categorías mencionadas son intersecciones que han de confluir con el carácter social feminista.

A las abanderadas les urge cuestionar el orden social imperante en el que se ha construido la identidad de nuestros nobles pueblos europeos para crear así una nueva conciencia del mundo basada en la "igualdad", la diversidad y el empoderamiento de los más "débiles" estratos sociales.

Esta nueva conciencia debe pasar irrevocablemente por el empoderamiento femenino, esto es, por el poder de las hembras feministas ejercido sobre el supuesto señor feudal decimonónico; el patriarca. Pero como ya nos hemos cuidado de explicar, el patriarca no es un hombre, es la cultura, el arte, la nación y la moral de la civilización occidental.

Esta conciencia del nuevo orden implantado por el empoderamiento feminista busca sentar sus principios sobre la identidad de la sociedad en la identidad social de genero, rompiendo con los roles, derechos, responsabilidades e incluso ser de hombres y mujeres. Sueñan pues con una igualdad que nos haga a todos inferiores, antinaturales y sin identidad, buscan crear cernícalos, una nueva raza de seres inferiores y homogéneos que sean dóciles y fáciles de dominar" en palabras del padrino de la Unión Europea, Richar Nikolau Kalergi, quien depositó muchas esperanzas en los movimientos feministas para el logro de sus ilusiones; el orden mundial sionista.

La identidad social feminista

Para cambiar la sociedad se introduce un nuevo patrón/método de inversión, llamado identidad social feminista. Esto ha de basarse en una "riqueza teorico política" de radicalísima novedad con respecto a lo anterior.Así asociaciones como AWS, SRES, la escala ideológica de Morgan y demás conglomerado de abominaciones se las ingenian para cambiar la ideología del pueblo, sus principales estructuras y códigos morales, el amor a la nación y la fe religiosa.

Todas ellas pretenden cambiar las actitudes de género, las relaciones entre hombres y mujeres, los roles sexuales sociales y biológicos, la homogeneidad racial y cultural de las naciones para lograr así la ideologización de la sociedad bajo el amparo del progresismo y sus más burdos secuaces. El dominio feminista es preciso para converger las mentes de la población hacia unas perspectivas de progresismo destructor.

Este dominio que de con la identidad social feminista será logrado (o está siendo logrado) atendiendo a los parámetros del modelo Downing, materializado en el año 1985. Con el se busca el desarrollo y mantenimiento de grupos minoritarios, para que crezcan y arrastren el entusiasmo de naciones enteras.
Este modelo consta de cinco etapas diferenciadas:

-Aceptación pasiva; la mujer acepta pasivamente los roles y estereotipos de género. En nuestro idioma, la mujer sabe que es mujer y que pertenece a una civilización, que aunque ahora este amenazada por los valores decadentes del progresismo, ha sido la madre rectora del mundo en épocas de esplendor y de grandeza.

-Revelación: la mujer toma conciencia de su subordinación al patriarcado y comienzan a suscitar en ella emociones de odio y resentimiento hacia el hombre y hacia la civilización. Esto quiere decir, la mujer es manipulada y envenenada con demagógicas palabrerías que la hacen cuestionarse los principios morales, culturales y religiosos, que la llevan a enfrentarse con el género al que debe estar unida y por ende al odio hacia lo nacional, por considerar a la patria herramienta del hombre para dominar a la mujer. En esta etapa surge la sororidad al compartir con otras mujeres la experiencia, lo que conlleva a las primeras estructuraciones de escuadras feministas.

-Apoyo social; mediante el victimismo, la manipulación de la verdad, la inversión de los conceptos, la propaganda y discursos se hace ver a la población que no hay más opción que unirse a las filas del feminismo, del progresismo. Toda postura contraria será considerada como machista (algo que en sus bocas no constituye un insulto para nosotras, pero que en su verdadero significado es cosa repugnante contra la que nosotras también luchamos). Si no alzas la bandera del progreso no eres políticamente correcto por lo que serás tratado como un monstruo, un despojo humano. Se llama la dictadura de la libertad. Pero resulta que hay un tercer camino diferente al machismo y al feminismo, como también lo hay a las izquierdas y a las derechas. Este tercer camino es el nuestro, el que anunciamos en este libro.

-Luego después de la obligación a pensar como el sistema de libertad de expresión nos obliga, nos quedará la fase de síntesis o aceptación. El mundo será progresista, nuestras naciones serán reconstruidas y multiculturales, la revolución "será feminista o no será" la revolución feminista comenzará a efectuarse pues se producirá en muchos estratos sociales la aceptación de identidad feminista. (A mi parecer estamos ya en esta fase, y será cuestión de pocas décadas la puesta en práctica de sus designios, que nos conduzcan inexorablemente hacia el fin irrevocable de no ser frenado resueltamente por una solución heroica.

⁃Entonces entraremos en la ultima fase, la síntesis de los postulados feministas que obligarán a contextualizar la lucha y ponerla en práctica desarrollando empíricamente. Esta llevará a la participación de todas las mujeres y todos los hombres en las nuevas construcciones de la sociedad definitiva. Los grupos subversivos que aún se opongan a ello serán erradicados y combatidos, como lo fueron los fascistas tras el triunfo de esta repugnante dictadura de la libertad surgida tras la guerra, y que tiene exactamente el mismo fin que los postulados feministas, pues no son estos más que una de sus herramientas para la creación de la nueva Europa.

Las mujeres verdaderamente libres somos aquellas a las que no nos asusta la dictadura de lo políticamente correcto. Somos aquellas que no han conseguido capturar las hordas del progreso, por lo que combatiremos en el mismo plano revolucionario contra las feministas, para lograr una nación unida y fuerte y una justicia social verdadera. Por ello he fundado la naciente Sección Nacional Femenina.

https://laconquistadelestadoxxi.wordpress.com/