¡Cómo no!, en primer lugar, hay que recordar al “execrable alpargatero”, léase,  expresidente de la convulsa y atormentada España; las viejas tras el fuego decían refranes del marqués de Santillana, y uno de ellos era de esta forma: “con esos poluos se fizieron esos lodos”

Aunque nos hiera y repugne mencionarlo, el “agradaor” de las huestes comunistas de Hispanoamérica se dirigía por carta al autócrata comunista Castro, con estas palabras, “ Querido y admirado Presidente, mi Comandante: las nuevas generaciones no tienen conciencia de lo que ha supuesto para el mundo----( crímenes , terror, represión y miseria)---la lucha de Vuestra Excelencia por la libertad, por los derechos humanos y por la política social……Cuba es hoy gracias a V.E., un paraíso  de libertad---(solo para los dirigentes comunistas y prosélitos)---una Nación justa en la que se respetan y acatan las leyes derivadas de la voluntad libremente expresada…….un pueblo que disfruta de un alto nivel de vida, habiéndose sustituido en vuestras ciudades---(sentido patrimonialista del totalitarismo)---el caduco signo de la cruz por el de la hoz y el martillo…..”

Esta epístola se publica en el año 2007 por Luis María Anson en el periódico “El Mundo”

Estos días, en que el pueblo cubano se ha echado a la calle pidiendo libertad, pan, medicinas y respeto a los derechos humanos, han coincidido con la formación de un nuevo gobierno; los bisoños ministros, como era de esperar, no han dado la talla, la voz de su amo prevalece sobre su dignidad personal, sobre la verdad de los hechos, su entero ser es sobrepujado por el interés individual y de partido.

Como un denostado y prostituido Fuenteovejuna, ninguno ha sido capaz de afirmar que la Tierra gira alrededor del sol, que Cuba padece una dictadura desde hace más de 60 años, y que este gobierno no hará nada sustancial, no moverá un dedo para aliviar el drama de la antigua colonia española.

Diríase que el nuevo gobierno no es otra cosa que la puesta en escena de un reiterado teatro de títeres, de una conocida representación de guiñol, de un artificiosamente renovado gobierno de espantajos socio-comunistas, dirigidos, no por la mano oculta de Sánchez sino por un anhelo enfermizo de poder, por un desafío anacrónico, explícito, ajado y pertinaz deseo de destruir España, todo ello condimentado con el secular odio que los comunistas profesan y utilizan como instrumento para arrasar los derechos naturales de la Humanidad.

Nuevo gobierno, advenedizo grupo de indeseables personas que buscan en el poder y en el interés la absolución de sus pecados de vanidad, estulticia y carencia de patria.

Por otra parte, los comunistas de Podemos, estos, sí que manifiestan que Cuba no es una dictadura; lo más inteligente y sosegado es prescindir de sus criminales opiniones políticas, la infección ideológica que les perturba el cerebro no tiene solución ni material ni espiritual, son irreductibles, por tanto, es mejor apartarlos del camino con indiferencia; tiempo habrá en que se tengan que adoptar medidas más expeditivas en bien del interés general de España y de la sociedad.

Lo que a continuación el paciente lector leerá tiene unos destinatarios concretos, en primer término Sánchez, me cuesta decir presidente Sánchez, y por supuesto, todos los ministros que componen el gobierno, para ser más preciso, insto a las jóvenes glorias del mismo a reflexionar sobre ello, seguro que si lo hacen descubrirán si no toda la verdad, sí, una gran porción de ella, lo que vendrá a resolver su declarada ignorancia y lo que es más importante les servirá de beneficioso revulsivo político para afrontar sus próximas declaraciones públicas sin enrojecer ni temblar, aportándoles argumentos serios y convincentes para no tener que recurrir a las tan manoseadas como mentirosas consignas socio-comunistas.

Se trata del Libro Negro del Comunismo, publicado en español en 1998, escrito por catedráticos e investigadores europeos y editado por Stephane Courtois; aprovecho esta magnífica obra para divulgar la verdad, lejos de la propaganda y mentiras propias del criminal comunismo, sobre el origen y enraizamiento de la tiranía en la gran isla antillana.

Me atendré en su casi totalidad y literalidad a lo expuesto y escrito en el referido libro.

En 1933 se produce el golpe militar contra la dictadura de Gerardo Machado dirigido por el sargento Fulgencio Batista.

En 1940, Batista promulgó una Constitución liberal.

El mismo presidente Batista, llevó a cabo un nuevo golpe de Estado, interrumpiendo el proceso democrático, para gobernar con los apoyos alternativos de distintos partidos políticos, entre los cuales figuraba el Partido Socialista Popular, en realidad el Partido Comunista cubano.

Pronto, llevado por la inercia consustancial del político inmoral y desaprensivo, buena prueba de ello la tenemos los españoles en nuestra casa, Batista y su gobierno tomaron la senda de la corrupción y el mercantilismo.

La reacción de los estudiantes impulsados por Echevarría, fue inmediata, creando un Directorio revolucionario y tomando las armas; en 1953 atacaron el palacio presidencial y el cuartel de Moncada.

Fidel Castro como integrante de este grupo fue detenido y condenado a 15 años de cárcel; puesto en libertad, se trasladó a Méjico, organizando el Movimiento 26 de Julio compuesto, entre otros, por jóvenes liberales.

El enfrentamiento armado duró 25 meses; el 7 de Noviembre de 1958, Ernesto Guevara al mando de una columna de guerrilleros emprendió la marcha hacia La Habana.

Batista, el primer día de 1959 abandona el país, al no haber podido controlar el terrorismo urbano en la capital y haberle sido impuesto un embargo de armas por parte de la administración norteamericana.

Castro entra triunfante en La Habana el día 8 de Enero.