Es el título del libro de Jaime Royo-Villanova y Payá. Un libro que resume lo que es España con su democracia, y lo que fue a través de su historia, desde Alfonso XII, por poner una referencia, hasta nuestros días. Se detiene en la transición para ralentizar su análisis y relato, después, hasta pasada la peor parte de la pandemia, que pondría fin al libro. Acaba en la crisis actual, donde se desarrollan los mayores contenidos. Pues el meollo del texto versa sobre la democracia que acredita de tal guisa en el título y para lo que da sus razones. Por ello se fija más su estudio desde la Constitución de 1978, aunque su estructura es bastante libre, adaptada al modo dialogado y conversacional que emplea buscando la amenidad.

Jaime Royo-Villanova y Payá, es un patriota del que no cabe la menor duda por su amor a España. Desde esta perspectiva quedaría explicada su obra. Su crítica está en todo lo que altera la historia, destroza, hunde y desprecia el honor de ser español. La actualidad quebrada que ve defectuosa desde la propia Constitución de 1978 que trajo la democracia, con sus altibajos.

Es un libro de la friolera de 528 páginas, editado por Punto Rojo Libros S.L., Sevilla, con la portada tan llamativa. Su autor, que fue gobernador civil de Salamanca durante la transición, ocupó varios cargos importantes en la Banca, y en la Administración, así como escribió algún otro libro. Nació en Madrid en 1943, y se licenció en Derecho. "Está casado felizmente con Almudena y tiene cinco hijos", resalta en su biografía, y lo que demuestra la importancia que da a esa célula principal de la sociedad que es la familia. Utiliza la técnica dialogada en su largo y documentado relato, de contarle la historia a una sobrina, a la sazón de izquierdas, María, que a veces le lleva la contraria y tiene una visión distinta de las cosas. María, su sobrina, la que, como si de un personaje literario se tratara, murió cuando acabó el libro que le ocupó toda la pandemia. Se ve en el autor, a un hombre familiar y bueno, que diría para definirse Antonio Machado. Su precisión literaria la vemos en la amplia documentación que maneja y desarrolla a la hora de abordar la verdad histórica.

Interesante son sus conclusiones que como un libro de tesis hace al final de la obra, y que la primera es la siguiente:

"La izquierda siempre ha traído la ruina de España, la pérdida de trabajo, y la confrontación entre españoles". Ante evidencias tan comprobables no cabrían muchas explicaciones. Así podemos intuir de qué va el libro.

Interesante es casi todo en la obra que requiere una lenta y paciente lectura. No se puede leer como una novela, de corrido, se puede leer como se quiera porque tampoco guarda un rigor histórico que lo haría ser un libro de historia pura. Es la historia sobre España y la democracia que cuenta a su sobrina. Y ella, pregunta o contradice, y menos afirma. Al abrirla, tras saltarnos el índice de contenidos, y los preliminares, versa sobre el Felón, Pedro Sánchez, del que dice que engañó a los españoles, cuando juró hasta la saciedad el no pactar con los comunistas, separatistas y Bildu etarras, y demás enemigos de España; al día siguiente ya estaba el Felón en cama redonda con todos ellos. De ahí la deslealtad y traición que caracterizan al Felón. Al utilizar la forma conversacional, sus temas oscilan por todo el espectro de la historia y de la actualidad, a veces en análisis comparativos. Sobre Pablo Iglesias resaltamos lo siguiente, dicho por él: "si los pobres son quienes nos votan, hay que conseguir que haya más pobres".

No lejos de esto cuenta cómo Lenin, quería matar a las personas buenas: "sus casas deben ser allanadas y ellos encarcelados, precisamente por eso, porque ellos son personas buenas. Siempre mostrarán compasión con los oprimidos. Siempre estarán contra la persecución". La radiografía que saca de la izquierda, no puede estar más clara.

- Si quieres que gobierne quien te miente, engaña y traiciona, vota a Sánchez. Repite muchas veces a María, en sus diálogos.

El Felón al que así llama, le llueven los nombres, ya que el último en razón de buscarlo por Europa lo llaman Antonio. Dice que trata a la democracia como a una puta. Adiós democracia, fue bonito conocerte, pero una vez jodida, me aburres y no quiero volver a verte. Expresa, según va desarrollando estos asuntos. Establece comparaciones entre el ayer y hoy, y vemos las coincidencias.

"La democracia es incompatible con el socialismo", palabras expresadas por Largo Caballero cuando era Presidente del PSOE, para apostillar luego rematando, que, "quien tiene el poder no ha de entregarlo voluntariamente, por eso hay que ir a la revolución". Vemos los antecedentes que nos trajeron hasta aquí con nuestra imperfecta democracia.

Dibuja muy bien el autor el desastre de las dos repúblicas. La primera con un año escaso de duración y los cuatro presidente que tuvo que fueron todos dimitiendo, aburridos. Gracioso es la intervención en el congreso del primer presidente, Estanislao Figueras y Moragas, catalán, que ejerció su cargo entre febrero y junio de 1873. Presentó su dimisión, diciendo: "Señores, estoy hasta los cojones, de todos nosotros".

(Continuará)