Durante este mes de mayo he informado de dos propuestas totalitarias de Naciones Unidas (gobernantes de todo el mundo). La primera para acabar con el periodismo (información libre y veraz) y la segunda sobre la dictadura sanitaria de la OMS, solicitada por decenas de gobiernos y por la Unión Europea.

El 28 de mayo, Naciones Unidas publicó otra noticia totalitaria; “Un grupo de expertos de la ONU en derechos humanos exhortó este viernes al Consejo de Europa a retirar su propuesta sobre salud mental, por mantener un enfoque de políticas y prácticas de salud mental basado en la coacción.

En la noticia se dice que: “El Comité de Bioética del Consejo de Europa se reunirá a principios de junio para votar un proyecto sobre salud mental que continuaría permitiendo a los 47 Estados parte aplicar medidas coercitivas como el tratamiento forzoso y el internamiento involuntario en instituciones psiquiátricas de personas con ese tipo de problemas de salud” y “Las acciones contempladas en el documento son incompatibles con los principios y estándares contemporáneos de derechos humanos, afirmaron los expertos en un comunicado conjunto”.

´Los expertos apuntaron que “El enfoque coercitivo de la salud mental perjudica a las personas con discapacidad y no se debe retroceder para autorizar este enfoque obsoleto. Las personas con discapacidad psicosocial tienen derecho a vivir en la comunidad y a rechazar el tratamiento médico”.

A pesar de los daños que causan los internamientos psiquiátricos involuntarios, según la OMS, éstos se realizan en todos los países de forma excesiva. Varios autores relevantes se han quejado de que se utiliza las instituciones psiquiátricas para destruir a los disidentes y la antipsiquiatría es un movimiento contracultural que afirma que la psiquiatría es la única rama de la ciencia médica que no utiliza el método científico.

En Consejo de Europa no es un organismo de la Unión Europea, sino que es una organización internacional de ámbito regional destinada a promover un espacio político y jurídico común en el continente europeo, sustentado sobre los valores de la democracia, los derechos humanos y el Estado de derecho. Constituido en 1949 es la más antigua de las organizaciones que persiguen los ideales de la integración europea y es, asimismo, la única que integra en su seno a todos los 47 Estados europeos, salvo los 3 que no tienen los valores mencionados: Bielorrusia, Kazajistán y el Vaticano.

Tiene una altísima influencia internacional por sus miembros y porque el Vaticano, Canadá, Estados Unidos, Israel, Japón y México tienen el estatus de observadores.

El Consejo de Europa es muy conocido por su Convención Europea de Derechos Humanos y por su Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH). Suele creerse equivocadamente que el TEDH es un tribunal de la Unión Europea, igual que el Grupo de Estados contra la Corrupción (GRECO) que, igualmente, es un organismo del Consejo de Europa y no de la Unión Europea. También las primeras normas contra la corrupción, promulgadas en 1999, son del Consejo de Europa.

Analizando el resultado, puede afirmarse que el Consejo de Europa es la organización internacional que más ha contribuido a la expansión de la corrupción institucional en todo el mundo, impulsando la impunidad de los corruptos y la victimización de sus denunciantes.

El 1 de marzo de 2021, la ONU dio la noticia de que “Expertos decepcionados con el Tribunal Europeo por restringir el voto de las personas con discapacidad mental”. La Sentencia del TEDH “permite prohibir el voto a las personas que carezcan del nivel requerido de habilidades mentales”, abriendo la puerta a una total arbitrariedad de la metamafia institucional. Debe tenerse en cuenta que cada día son más los disidentes a quienes se les atribuye una discapacidad mental.

Como llevo diciendo en varios artículos y vídeos, el coronavirus está siendo utilizado para aumentar el totalitarismo y acelerar la esclavización total de la población. Desde que Europa reconoció oficialmente que está en decadencia (PROYECTO EUROPA 2030. Retos y oportunidades), se está convirtiendo en la avanzadilla de la nueva democracia totalitaria o neocomunismo. Europa ha pasado de ser el referente mundial de la democracia y el progreso, a ser el símbolo mundial del totalitarismo, corrupción y decadencia.

Las actuales generaciones serán recordadas por dejar que se recortara su libertad día a día o por sustituir la democracia de la metamafia institucional y empezar una Era #PostDemocracia.