Continuando con su política de unificar y establecer los “derechos LGBT” en toda la Unión Europea como parte de una “Europa Arco Iris”, el Parlamento Europeo adoptó el 13 de septiembre una resolución por 387 votos a favor, 161 en contra y 123 abstenciones, en la que se pide a la Comisión Europea que tome medidas para introducir el “matrimonio gay” y los derechos de adopción para las parejas homosexuales en toda la Unión Europea, mencionando específicamente a Polonia, Rumanía y Hungría. Esta resolución ha provocado varias reacciones en Europa Central resumidas en el presente artículo de Visegrad Post.

Una resolución política completamente infundada

En primer lugar, la ministra de Justicia húngara, Judit Varga, citada por la revista Mandiner, reaccionó a esta “resolución política totalmente infundada”:

Parece que al PE le sigue doliendo que la Ley de Protección de la Infancia húngara prohíba cualquier forma de propaganda sexual en las instituciones educativas públicas, las escuelas y los jardines de infancia [...] Se sienten avergonzados por nuestra resistencia a la presión y al lobby LGBTQ. [...]

La educación de los hijos es responsabilidad exclusiva de los padres y está consagrada en el artículo 14 de la Carta de Derechos Fundamentales de la UE. ¿Es tan difícil de entender en Bruselas?

[...] El Parlamento Europeo quiere dictar lo que cuenta como matrimonio y familia, y también quiere opinar sobre la relación entre hijos y padres. [...] Una vez más quieren aconsejarnos desde las alturas en ámbitos que son de competencia nacional. [...]

Cada adulto en Hungría vive como le parece, según su propia voluntad y visión del mundo. Sin embargo, la educación de los hijos es un derecho exclusivo de los padres. No cederemos en eso.

Típico ejemplo de dictadura neomarxista

La misma opinión se expresa en Varsovia, donde el viceministro de Educación y Ciencia, Tomasz Rzymkowski -citado por Do Rzeczy-, califica esta enésima resolución del Parlamento Europeo sobre esta cuestión como “un ejemplo típico de dictadura neomarxista”:

Hay que condenar enérgicamente este tipo de acción del Parlamento Europeo, ya que es una acción puramente ideológica. [...] Ya nadie se anda con rodeos. [...] Es un intento de llevar a los países de Europa a una especie de guerra ideológica, un intento de crear un hombre nuevo. El neomarxismo en estado puro...

Otra flagrante violación de la ley

Para el eurodiputado polaco Patryk Jaki (Solidarna Polska), se trata de otra flagrante violación de la ley, los tratados, las buenas costumbres y los principios de la diplomacia, ya que la resolución trata de imponer a otros Estados miembros cuestiones de derecho de familia, cultura, ética, moral y religión, que son competencia exclusiva de los Estados miembros.

Los funcionarios de la UE están violando deliberadamente el Estado de Derecho, tratando de imponer algo que saben que los polacos no aprueban, y tratando a Polonia como su colonia.

El matrimonio es exclusivamente la unión entre un hombre y una mujer

El portavoz de la Iglesia Ortodoxa Rumana, Vasile Bănescu -citado por Digi24.ro- recuerda que en el ámbito del derecho de familia, es decir, del matrimonio, los Estados miembros de la Unión Europea tienen total independencia legislativa. [...] Por lo tanto, no se puede hablar de un reconocimiento obligatorio de los llamados matrimonios del mismo sexo en toda la Unión Europea.

[...] La posición de las iglesias cristianas, pero también de las demás confesiones religiosas de Rumanía, con respecto al matrimonio (una institución civil naturalmente reservada a lo largo de la historia a la unión exclusiva de un hombre y una mujer) es la posición natural basada en la ley moral universal que subyace en toda sociedad sana del pasado, del presente y del futuro.