Los rojos -nuestros hermanos malos y peores españoles- consiguieron implantar a partir de 2004, un ambiente social y una mentalidad basada en la mentira que consistente en la creencia de que todo lo que no sea de izquierdas es infernal y deleznable. El daño por esta división y cambio en la filosofía de vida, imbuido de falsedades, invenciones, y disimulado rencor, trajo los frutos envenenados de la peor siembra que estamos recogiendo. Todo es hipocresía y perversión, corrupta depravación, vicio, desenfreno y degradación. Todo en sí mismo se hunde por su propio peso como la casa hecha sin planos ni cimientos. Aumento de la pobreza moral y material en una sociedad desorientada.

Las víctimas del franquismo están hasta en las sopas. Supra valoradas, mientras omiten las causadas por el otro bando. Las víctimas de la ETA, causadas por los afines y amigos de los socialistas, las pasan de largo, pese a ser las más recientes. Pero la realidad es otra: las víctimas de los rojos, de las que jamás hablaron ni hablarán, están inéditas en todos los lugares de España, y se ignora el número de ellas, no solo en la contienda civil, sino desde la guerra hasta hoy. No cesó la revancha de una forma o de otra. Desde aquellos que hicieron desaparecer cuando la guerra y nada más se supo de ellos, hasta las víctimas con vida, de la LOGSE, por ejemplo y todas las que causan hoy, con muerte o no, véase por ejemplo el Informe Royuela, y los fondos de reptiles que pagan con otros fondos aún más profundos que llaman reservados. Y no vamos a contar los miles de muertos bajo este virus letal comunista, causados por su mala administración. El matar siempre les encantó. Pero no el responsabilizarse de algo. Mataron en la guerra muchísimo más que el bando contrario, y de la peor forma, mediante el pistolerismo indiscriminado, con las peores torturas que estremecen al conocerlas. Matar por matar y dar rienda suelta a los peores instintos criminales. Esa es la "magna" obra de los rojos que hoy los "progresistas" ocultan, con tapabocas y compra de voluntades, y cuanto sea necesario sin ningún tipo de escrúpulos. Los españoles normales no conocen lo que es el socialismo que lleva al comunismo, y que está en demasiados países; como para ignorarlo...

En la posguerra las viudas de los desaparecidos por los rojos estuvieron desesperadas esperándolos hasta morir. Muchos años después fallecieron llorándoles sin ver la llegada del padre de sus hijos. Si no quieren saber nada los gobernantes de las víctimas calientes de la ETA, como para acordarse de aquellas... De la guerra solo sacan en los libros de enseñanza lo malo que fue Franco, cuya figura histórica es la del salvador de la España contemporánea, al librarla del comunismo. "Dictador", porque los apaciguó y metió en vereda. Qué hubiera sido si hubieran ganado la guerra, si sabemos cómo son y lo que hacen... ¿Qué hubiera sido si no cortan aquello y estuviéramos aún bajo su sinrazón y las hordas marxistas? Sencillamente no estaríamos en este mundo.

Todo este dolor callado causado voluntariamente por los llamados "rojos", jamás se habla de ello, no es reconocido y menos subvencionado, como el victimismo que explota esta gente y no se cansa, desde la muerte del que llaman "dictador", incluso antes. Es tan grande el abuso que la cuerda tiene que romper por algún sitio. ¿Para qué querían ganar la guerra, si siempre vivieron de ella? Su gusto es el de la guerra perpetua como forma de vida. Si no es Franco, los hijos de los exiliados no hubieran hecho las carreras en Francia u otros países, cosa que no pudimos hacer los que nos quedamos aquí reconstruyendo los desastres de la hecatombe. Luego vinieron a vivir del cuento que ya sabemos, al llegar la democracia; ¿de qué se quejan? Mientras no quiten de la mente el odio endemoniado que metieron no podrán ser personas normales.

La ruptura de la transición por parte de la izquierda supuso la quiebra de la convivencia, la paz y prosperidad, con el trabajo y el progreso de una armonía en equilibrio que los nuevos rojos hicieron saltar por los aires. Nunca perdieron el contacto con ETA hasta que la elevaron a la política y dejaron de matar: el modo de vida es mucho más cómodo. Tampoco resolvieron sus crímenes pendientes. Pero los hipócritas se apuntan los tantos de que ahora ETA no mate y así la incluyen en la política, cada día a uno más.

Los protagonistas hicieron saltar por los aires todo, hasta la primera célula o institución social que es la familia. Todo lo demás ya vino rodado. No quedó agujero donde no se metieran a ideologizarlo, cambiarlo y sembrar su credo. Su falso y envenenado credo que ya vemos los frutos que da. Su estilo es no dejar piedra sobre piedra, aprovechando que nadie les para los pies, y todos les dejan seguir siendo los protagonistas. Desde la justicia que compraron, y mejor no hablar de la propaganda favorable en todos los medios de comunicación afines que son suyos, subvencionados ilegalmente con el dinero de todos los españoles.

Franco ganó la guerra conquistando todo el terreno patrio, pero los rojos la iniciaron sembrando España de cadáveres que ahora ocultan. Y no les basta:     ahora su revancha es interminable. Perdieron la guerra teniendo el dinero, el oro que robaron y todos los medios; todo, menos la razón. La casta política que crearon y que hinchan más cada día, engañando al pueblo que arruinan, debe desaparecer de un modo drástico. Otro remedio no queda. El otro camino solo es el de la muerte. Sólo se aliviará este problema aplicándoles su misma medicina.