Este último cambio de ministros no significa nada positivo en esta sociedad que aguanta toda la basura que tengan a bien desperdigar estos cuatreros sobre esta depauperada España. Analizados así a primera vista tengo la absoluta convicción de que aquí esta gentuza que soportamos tiene carta blanca para hacer las tropelías que quiera y a la hora de salir de su ministerio nadie les pide cuentas por sus hechos.

Salvador Illa, a la sazón ministro de Sanidad y siendo uno de los responsables del crimen de alrededor de 100.000 personas, se largó para hacer campaña en Cataluña dejándonos a la incapaz de Darias, la de la vuelta de la sonrisa, en vez de entrar en prisión para el resto de su asquerosa vida. El Cheposo bolivariano se marchó y nadie le mandó a la guardia civil para conducirle a una mazmorra y colgarle del muro con grilletes hasta las orejas, a guisa de viñeta de Forges, pero sin gracia. Nadie pregunta por él, ni siquiera las familias de alrededor de 20.000 ancianos asesinados por su incompetencia y su nefasta gestión. Ahora se despiden unos cuantos sinvergüenzas responsables por acción y omisión de la situación límite de este país. Se marcha la mala víbora de la Calvo y yo la deseo todo lo peor porque es un bicho y ha hecho un mal difícilmente reparable a España con su ley de memoria democrática entre otras salvajadas. Por cierto, su sustituto el maquiavélico Bolaños además de ser inspirador de esta ley desmemoriada y sectaria estuvo presente en la profanación de la tumba de Franco y es también el futuro moderador de la mal llamada mesa del dialogo con los golpistas catalanes, vamos una joya de tío. Lo de Ábalos es realmente de pavor. Este abominable personaje que ha vivido de la mentira y del fraude político, se va tan fresco y nadie pide respuestas, por ejemplo, de su entrevista con un delincuente narco en suelo español y cargadita de maletas que el repugnante tipejo ni ha dado razón de lo que contenían ni nadie se la exigirá. Yo no sé sí la entrante ministra de Educación que tiene a sus hijos en colegio privado en Zaragoza es de la misma línea de actuación que la vieja millonaria saliente y tampoco sé si también se quiere cargar la educación concertada y especial. No me extrañaría porque la izquierda no suele dar ejemplos de equidad. Tengo que confesar que siempre he tenido dudas con la ministra de exteriores aparte de su ineficacia manifiesta siempre me ha parecido un tío disfrazado y con peluca, allá ella, elle o lo que sea, lo malo es que su sustituto se las da de pro marroquí y es un globalista convencido para echarse a temblar. A otro que el ínclito capo de la banda ha cortado la cabeza con peluquín y todo ha sido a su cerebro gris, a su Rasputín particular Iván Redondo, parece ser que le pidió algo que el "amo" no estaba dispuesto a darle. Respecto a la salida del astronauta pues me deja tan frío como el espacio exterior donde viajó y analizando sus hechos continúa allí flotando con mascarilla y cara de tonto sideral. Lo de poner al invertido Iceta en cultura y deporte puede ser peculiar y surrealista. Los cambios en política territorial y justicia dan la talla de esta panda de desahogados.

Por cierto, dejar a los podemitas inamovibles, con la cajera al mando de la chusma comunista y con Garzón, el tonto del bistec diciendo las simplezas que dice y además ascendiendo a Yolanda Díaz, la reina de los ERTES, a vicepresidenta 2ª es un claro síntoma de lo que se nos viene encima y además que el miserable Marlasca, sin k, siga en el gobierno presagia tiempos difíciles y posiblemente peligrosos. Cambios que no cambian nada de una gente infame en un país que se desangra día a día. Cambio de cromos y de caraduras en un terrible simulacro de asco y rabia ante una marioneta en la Zarzuela.