La portavoz parlamentaria del psoe, en su día, en materia de Igualdad, Ángeles Álvarez, señaló que el indulto era “obligado" dado lo "desproporcionado" de la sentencia. Podemos afirmó, por boca de su portavoz Ione Belarra, que era una "barbaridad". IU agregó que los cinco años de trullo eran "profundamente injustos". Los tres partidos, (des)gobiernan ilegítimamente España.

Bondad femenina, maldad masculina

La repugnante historia de Juana Rivas es la historia de la definitiva aniquilación de las mínimas nociones de justicia mínima (no me refiero al derecho, turbio asunto de leguleyos). La historia de un grotesco y escalofriante lavado de cerebro de masas miserablemente urdido, tramado y cebado por todo cristo. La historia de una golfería minuciosa y abundantemente telegrafiada por nuestros periódicos, radios, televisiones.

Tomando siempre - siempre, repito- partido a favor de la delincuente Juana Rivas, triturando, mientras, sin rebozo, la presunción de inocencia, la igualdad ante la ley y el más elemental derecho a la defensa de su exmarido. Además, por supuesto, de cagarse sobre su imagen, dignidad y honor. Francesco Arcuri, un monstruo. Un tétrico e inverosímil relato de buenas tautológicas y ontológicos malvados por el hecho de nacer con bamboleantes adminículos.

El circo de Juana

Turbamulta de gallifantes, cómo olvidar los pucheritos del funesto Rajoy. Mafiosos chiringuitos feministas. Observatorios de género. Chochocharlas "explicativas". Talleres de la señorita Pepis. Siniestras comecocos, psicopollas las llaman. Asesoras municipales y autonómicas. Pérfidas psicosociales. Periodistas académicos (indeleble, a la sazón, el senil Luis María Ansón anhelando parapetar en su queli a una secuestradora de manual). Apesebrados intelectuales del Sistema. Lacrimosos programas radiofónicos y televisivos. Bochornosos numeritos y patéticas pajarracas de sus convecinos de la granadina localidad de Maracena.

Todos, y más, sin excepción, satanizando al varón al tiempo que elevaban a los altares a la hembra. Justificando, en el ínterin, cualquier actuación que perpetrara esta delincuente, aunque la misma pudiese representar una evidentísima vulneración de la ley, ya de por sí injusta, o fuera jiñándose sobre cualquier auto judicial.

Tiranía de género

Recientemente, la justicia italiana archivaba todas las denuncias de malos tratos de la delincuente Juana contra su ex marido. La española, sobreseía la causa presentada por falsificación de la nacionalidad de sus dos hijos. Razonable, pero lo mismo da. Nadie la acusará por denuncia falsa. O falsedad documental.

Juana será indultada, tan obvio. Cuando la sentencia contra la delincuente Rivas sea firme, Supremo mediante, será indultada durante la celebración de algún Consejo de Ministros. Parcial o totalmente, pero indultada. Constatación palmaria de que en España la justicia perpetúa su agonía. Ejemplos múltiples. Y recientes. Y (casi) todos vinculados con la tiranía de género. En fin.