El verano plácido de Sánchez ha concluido, y ahora nos sube la tensión a todos, de la misma forma en que está subiendo el precio de la luz (que parece no tener techo ni final). Y, encima, no se le ocurre otra cosa que decir que tiene un plan para abaratar este precio y que este Gobierno siempre cumple. Porque, claro, Sánchez siempre cumple su palabra, como todo el mundo sabe. Menuda majadería y dicha, además, por un mentiroso compulsivo que no ha hecho más que incumplir su palabra, una y otra vez, desde el mismo momento en que llegó a La Moncloa.

Y, por si fuera poco, nos ha vuelto a montar un “numerito” acusando al PP y a VOX de incitar a la violencia contra el colectivo LGTBI, cuando se ha desmontado la supuesta agresión a un homosexual en Malasaña que resultó ser un completo “montaje” del supuesto agredido. Como viene siendo habitual, primero son los gritos en el cielo y en el infierno y luego el “jarro de agua fría”, porque el Ministro Marlaska ha vuelto a tener una “eyaculación precoz” al abrir la boca sin enterarse de las investigaciones de la policía sobre tan extraño suceso. Buen ejemplo de Gobierno eficaz al que solo se le conocen sus propias proclamas, ya que lo que se dice medidas que favorezcan a los ciudadanos … oiga Ud, ni una ¡¡Pero … ¿qué puede esperarse de un Gobierno presidido por un mentiroso compulsivo ególatra y una panda de aficionados que solo saben berrear y agitar a los ciudadanos?

Entre los sobres con bala y la autoagresión de Malasaña, se multiplican los engaños y todo es culpa de una derecha violenta, pero ellos son todos santos, aunque no paran de provocar la agitación en las calles. Mientras … los múltiples y graves problemas que padecemos se quedan en el cajón. Un cajón repleto de promesas de solución, pero sin una sola solución real frente a asuntos de capital importancia para todos los ciudadanos (que no vivimos solo de la infausta memoria histórica). El creciente precio de la luz, el CGPJ y la forma de elegir a sus miembros para que la separación de poderes no quede en un mero “flatus vocis”, la distribución de los Fondos europeos, las aspiraciones independistas de algunos catalanes (cada vez menos, afortunadamente) o el desempleo de millones de españoles, son algunos de los problemas reales que siguen guardados en un cajón.

Lo que digo. Todo un miserable circo propiciado por los medios afines al Gobierno, pero un Circo con maldita la gracia; porque lo pagamos y sufrimos todos sin que nos haga reír lo más mínimo. Lejos, muy lejos están los tiempos en los que los verdaderos payasos (Gabi, Fofó y Miliki) nos hacían sonreír con sus disparatadas salidas y sus canciones. Ahora tenemos a payasos aficionados al frente del Gobierno que no nos hacen gracia alguna y que desearíamos sustituir por tan solo un sueño en forma de a pesadilla. De esa manera podríamos despertar y ver las cosas de otra manera. Pero…esto es lo que hay y a eso tenemos que enfrentarnos (como si no tuviésemos suficiente con el resto de los problemas que tenemos y los que se nos avecinan). Un Gobierno de alta tensión pero, lamentablemente, con muy pocas luces, al que solo se le da bien la propaganda y el autobombo...