Antes que nada agradecer a Álvaro por publicarme mi anterior artículo que era un tanto extraño para el lector. Las respuestas a este no fueron las que yo esperaba. Yo pensaba que me tildarían de loco peligroso  pero la gente se metió conmigo por el asunto del derecho a ser blancos diciéndome que eso es una cualidad intrínseca a la persona. A esto respondo yo que las parejas en los anuncios de televisión son casi todas mestizas, y que la película última sobre Ana Bolena está interpretada por una actriz negra. ¿No ven donde está el peligro?
 
Pero a lo que iba. La crisis de las energías parece que va a abocarnos a una crisis de consecuencias imprevisibles en la que el sistema puede tambalearse. El bucle diabólico se está formando y las empresas se ven abocadas al cierre por no poder cubrir los costes que suponen el pago de la luz y de los carburantes. La inflación además está disparándose. En las anteriores crisis la inflación no se movió, lo que dio pié a la recuperación.  Pero esta vez la cosa se está complicando aún más y se prevé la catástrofe. 
 
Esto, unido al problema del invierno demográfico y la crisis social y de valores que tenemos, puede dejar a Europa tiritando. Y ya no valdrán los parches y el endeudarse para salir del agujero. Se necesitarán soluciones radicales. Soluciones que los partidos buenistas del sistema no quieren aplicar por falta de visión y de audacia. El caos que se nos puede venir encima será de época.
 
Estas medidas radicales ya las he propuesto y comentado en otros artículos. Van desde la prohibición del aborto a la nacionalización de las empresas energéticas, así que no voy a insistir más en ello. En lo que si voy a insistir es en que los patriotas debemos adelantarnos a las maniobras comunistas. He visto una encuesta electoral en El Confidencial y aunque parezca increíble el PSOE vuelve a superar en votos a los partidos de la derecha. Por ello, si no conseguimos la unidad de las gentes que creen en Cristo y la patria, Pedro Sánchez volverá a ganar las próximas elecciones y utilizara todos los resortes del Estado para cimentar una dictadura encubierta en la que no suelte el poder nunca más.
 
Por ello vuelvo a decir que es necesario adelantarnos a estas maniobras antes de que la situación se vuelva irreversible. Es necesaria la formación de un Frente Nacional Patriotico. Somos más que ellos y no podemos permitir más que las divisiones nuestras entreguen el poder a los comunistas.
 
Lo malo es que los que han solucionado su situación económica viviendo de la política no estarán dispuestos a ello. Los Abascales, Monasterios y Casados no querrán perder sus canonjías y obstaculizarán lo que estoy pidiendo en estas líneas.
 
Pero hay que pensar a lo grande y poner las luces largas. No podemos permitir que la patria caiga en manos comunistas por culpa de mezquindades personales. Yo carezco de auctoritas para ponerme en movimiento y tratar de organizar esa unión de los patriotas, desde Falange hasta los votantes del PP que votan con la nariz tapada y que para sus adentros piensan que ojalá viniese un nuevo Franco. Pero tengo un camino para conseguir esa auctoritas necesaria para esta empresa, y pasa por conseguir alcanzar el éxito literario.
 
Ya les comenté en el anterior artículo lo de mis visiones que se cumplen después. La verdad es que pienso que ese don me ha sido dado porque tengo una misión que cumplir. Por ello, si es que no estoy grillado,  voy a encaminar mis energías en conseguir la unidad de TODOS los patriotas anticomunistas.  Y para conseguir la auctoritas de la que carezco actualmente creo que debo alcanzar un reconocimiento general como escritor y empresario productor de discos. Por ello les pido a ustedes, mis lectores, que difundan mi obra. Los medios del sistema me tienen vetado. No me conceden entrevistas ni para hablar de la despoblación ni para hablar de mis discos y de mis libros. Por ello les ruego que difundan mis libros publicados, Contra la despoblación (Europa en la encrucijada) y el Tres relatos antipodemitas.  Que escuchen y hagan escuchar los discos Sin Justicia Social y Blue Rockers. Y que lean masivamente mi próximo libro Traiciones sunitas, enredos cortesanos y amoríos desdichados, un gran libro, perdonen la inmodestia, que espero que me publique en breve Pinguin random house. 
 
Este es el camino que considero que debo recorrer para conseguir la auctoritas de la que carezco. Una vez conseguida podré mediar entre las distintas fuerzas patriotas para conseguir su unidad. No se olviden que los votantes del PP en su mayoría piensan como nosotros. Creen en Cristo y en la patria. Otra cosa son los veletas de sus dirigentes.
 
Vuelvo a insistir en que el tiempo apremia. Si no nos adelantamos a las maniobras comunistas aprovecharán el caos para imponernos la dictadura del proletariado.  Y por eso estoy escribiendo estas cosas a ustedes. Vuelvo a repetir, si no estoy grillado creo que tengo una misión que cumplir, y por eso les pido su ayuda. Espero que mis intenciones y mis pensamientos los haya podido explicar bien con mi pobre verbo. Y vean claramente la gravedad de la situación.  Sobre todo la tragedia que se cierne sobre España con el tema de la despoblación. 
 
Así que vuelvo a pedirles que difundan mi obra. Solo El Correo de España y Decisión Radio me dan cancha. Los demás medios me tienen vetado. Por mis soluciones radicales a los problemas que se están presentando. No quieren ni oír hablar de ellas. Si piensan como yo en que la unidad de los patriotas es necesaria para dar un golpe de timón a esta decadencia vuelvo a pedirles que difundan mi obra y mis escritos.
 
Por que también viene esa gran crisis y debemos anticiparnos a ella. Y porque somos más y mejores que ellos. Unamos pues de una vez los creyentes en Cristo y en la patria. Para sacar una mayoría absoluta que arregle los graves problemas por los que atravesamos y aleje el peligro comunista de una vez por todas.
 
Y nada más. No quiero cansarles con estas mis historias. Si este artículo se hiciese viral podría empezar a hacer algo. Si no seguiré con mis proyectos agrarios, entre ellos el de ir sustituyendo el cereal por nuevos cultivos más rentables. Es una cosa que me hace gran ilusión. Pero eso no quita que creo que puedo y debo dar lo mejor de mí para sacar a los patriotas de su atasco. Lo intentaré con todas mis fuerzas. Creo que mis visiones así me lo piden y me lo exigen.