NOTA DE PRENSA

La sentencia incurre en un error manifiesto de bulto, puesto que de una parte se acusa a Miguel Bernad de extorsión a Unicaja, cuando el Consejo de Administración por activa y por pasiva manifestó no solo ya en un comunicado de prensa, sino también en los testimonios del juicio oral, no haber recibido extorsión alguna ni pago de ningún tipo.

 

Asimismo la propia sentencia se contradice al eximir de responsabilidad civil a Miguel Bernad al declarar no haber obtenido lucho alguno.

Por otra parte en el caso Volkswagen se le condena por otro error mayúsculo, al manifestar que el letrado de la querella interpuesta fue Luis Pineda, habiendo quedado acreditado que el letrado fue Pedro Muñoz Lorite.

Las acusaciones temerarias de la Fiscalía y de las acusaciones populares sobre organización criminal, chantajes a la Infanta, a Ana Patricia Botín del Banco de Santander, al BBVA, a Caja Madrid y al Banco de Sabadell han sido sobreseídas. No obstante el daño reputacional a Miguel Bernad es irreparable.

Destacar que es el primer caso en España, que se condena a una persona sin haber acusación del presunto extorsionado, sin haberse obtenido lucro alguno y sin haber perjudicado al supuesto extorsionado.

 

Miguel Bernad tiene la certeza que el Tribunal Supremo revocará la sentencia de la Audiencia Nacional por las razones anteriormente expuestas.

Manos Limpias continúa con su actividad de denunciar la corrupción generalizada en la que está inmerso este país.