Lo más molesto para un escritor,  cuando tiene ideales que defender,  es verse obligado a tocar casi exclusivamente, temas cuya consecuencia es hacerte ver como un “pesimista y negativo”. La razón salta a la vista;  y se debe a la escasez de noticias positivas, lo mismo en relación a nuestra santa Religión,  como sobre la Patria, la Familia, la Libertad, etc. Vivimos en un mundo oscuro (“negro”), en  ruta hacia la esclavitud del género humano.

Dar buenas noticias le hace a uno verdaderamente feliz--al menos a mí--. Nosotros siempre seremos envidiados por ser un pueblo alegre, debido a la gracia de vivir en el clima ideal,  nacido de la Fe en el Dios verdadero y en poder afirmar --como lo proclamó José Antonio Primo de Ribera en Valladolid hace ochenta y siete años--: “Ser español es una de las pocas cosas serias que se puede ser en el mundo” (o hispanoamericano, que es lo mismo; para mí Hispanoamérica sigue siendo España).

Vivimos una “noche oscura”, pero “no todo está podrido en Dinamarca”. Desde que empecé a trabajar, --antes cumplir los diecisiete años--,  he estado ligado a la juventud. Primero como profesor, luego como organizador de la misma. Pronto hice mía la sabia observación del clásico: Las frutas pueden estar podridas, las sociedades igualmente, pero las manzanas tienen semillas “no podridas”  y si se las siembras sale una nueva planta que dará frutos sanos

Verdad siempre comprobable, salida y solución para  las “sociedades podridas actuales”. Sin la menor duda: las “nuevas semillas de la Sociedad”, son los jóvenes, “aun no tocados de los gusanos”.

Por eso las alegrías vienen siempre de esa Juventud limpia.

En estos días, me siento invadido por la euforia. Desde el Ecuador me ha llegado la mejor noticia que podía esperar. Una parte de su juventud  se ha movilizado para honrar a Don Gabriel García Moreno. Hice mi tesis de grado en la Universidad Católica, sobre el mejor y más importante estadista que han producido los dos continentes americanos y he dedicado, durante setenta años, muchas energías a la exaltación de este genio y mártir. (Desde  que en 1952 empecé a preparar  a conciencia mi tesis durante seis años; la presenté en 1958).

En 1965 intenté que fuese celebrado como se merece --tanto por la Iglesia como por la Política--, el Centenario de su vil y cobarde asesinato, pero a los Modernistas que controlaban ya la Iglesia, no les decía nada el agradecimiento de S. S. Pío IX y León XIII, por haber sido el único Presidente de Nación con decencia y valor para protestar oficialmente por la “Invasión de los Estados Pontificios por Garibaldi”.

Hace al menos dos años escribí  un artículo pidiendo aprovechar el Bicentenario de su nacimiento—Don Gabriel nació el 24 de diciembre de 1821—,  sin resultado alguno.  Ni la Iglesia, ni los medios de comunicación católicos,--ni mucho menos los líderes políticos,  de quienes podría ser modelo--respiraron.

Pues bien, hete aquí, que hace unas semanas recibo un correo de unos jóvenes desde el Ecuador (donde al parecer sí me leen) que están organizando un CONGRESO INTERNACIONAL GARCIANO    (institutonacionalgarciano@gmail.com) precisamente para conmemorar ese BICENTENARIO.

Pocas noticias me podrían dar más alegría. Y a mi entender debería ser compartida por  todo español amante de su Fe, de Patria y la Hispanidad. (Me gustaría alargarme aduciendo las razones pero,  un artículo como éste, debe limitar la extensión. Por otra parte es fácil descubrirlas.

Siempre el mundo ha evolucionado gracias a minorías. Y la juventud sana y decidida forma parte importante a la hora de promover el verdadero progreso de la Humanidad por eso, cuando como en este caso, lo palpas es motivo de una felicidad auténtica.

Me hubiera gustado aceptar la invitación de ser uno de los ponentes, pero me veo obligado a rehusar por varias razones. La principal es esta: Desde  la presentación de mi tesis de Doctor en 1958 han ocurrido muchas cosas decisivas. La principal: en 1959, abandoné la Perla de las Antillas, en el momento oportuno  para no quedar atrapado en el “gulag” que se  preparaba. Yo estaba excelentemente informado sobre los  “movimientos de Fidel”. Luego, en España,  entré como alto ejecutivo de empresas que absorbían  mi tiempo y dejé de lado “las letras”.

Resumiendo: Tendría que volver, sesenta y tres años atrás y desempolvar mis libros sobre la vida de García Moreno: Por otra parta, nunca he dado una conferencia sin  prepararla durante semanas y viviendo a  tope de compromisos “literarios”,  no me es posible cumplir.  Pero quedo muy tranquilo,  pues me ha llenado de satisfacción ver que  “España tendrá una inmejorable representación” en la ponencia de alguien a quien admiro y envidio: D. Alberto Bárcena

Con este escrito quisiera colaborar al éxito de ese CONGRESO INTERNACIONAL GARCIANO, tratando de convencer a los media” llamados “nuestros” –ciertamente pocos, pero escuchados y leídos—de su responsabilidad: dar a conocer a uno de los mayores genios políticos y gobernantes. Y contribuir a la destrucción de las “leyendas negras” sobre quien pago su labor en pro del Ecuador y del Catolicismo, con su muerte a hachazos, decretada por la Sinagoga de Satanás y ejecutada por los masones peruanos y ecuatorianos  en forma vil y cobarde.

Era tal la personalidad de Don Gabriel que,  esa misma mañana, uno de los asesinos había estado a solas con él en su despacho y le faltaron agallas, teniéndolo al alcance. (El criminal había ido a entregarle una pequeña silla de montar para el hijito).  Y lo asesinaron porque llevaba abrochado el abrigo, pues era una tarde fría, y  no pudo defenderse. No llevaba escoltas. Iba de la iglesia a su despacho.

Espero tener éxito con este llamamiento y, de ese modo, los españoles podrán tener información sobre el “Mártir de la masonería” como lo proclamaron el beato Pío IX y León XIII. Pero  como la B’nai B`rith controla el Vaticano,  difícilmente le  veremos a él y a  Isabel de Castilla, beatificados…, ni oiremos el “santo, súbito”.