El 12 de julio de 2018, Naciones Unidas publicaba una noticia con el siguiente párrafo destacado: “El Secretario General ha nombrado un panel que estudiará las tendencias digitales e identificará las oportunidades y riesgos que las nuevas tecnologías ofrecen. En nueve meses, el panel presentará una serie de recomendaciones para reforzar la cooperación internacional”.

En la noticia se aclara que: “La creación del panel se produce después de aproximadamente un año de consultas por parte del equipo de Guterres con más de 120 Estados miembros, de la industria y de la sociedad civil”.

“El Panel de Alto Nivel del Secretario General sobre Cooperación Digital, que será copresidido por la filántropa estadounidense Melinda Gates y el fundador de Alibaba, Jack Ma, tendrá 20 miembros en total e incluirá líderes de la industria, la sociedad civil, y academia”.

Amandeep Gil, embajador de la India ante la Conferencia de Desarme de la ONU, es el Director Ejecutivo de este Panel. Gil declaró que “Nuestra esperanza es que, a través de esta discusión de los diversos dominios digitales, los modelos comerciales, las oportunidades y los riesgos y las consecuencias no intencionales en términos de derechos humanos, en términos de intimidad, en términos de subversión de la democracia, podamos presentar algunos principios comunes y fortalecer la cooperación a través de las fronteras”. Cualquier disidente, incluyendo los pensadores post-democracia, consideraría que va a ser censurado y perseguido como un terrorista, acusado de subvertir la democracia. En realidad, esto supone la censura de toda crítica al sistema, como se ha visto con la versión oficial sobre el coronavirus en 2020, eliminando la libertad de expresión, incluyendo la libertad de información.

El 3 de mayo de 2021, Naciones Unidas (ONU)  publicaba una noticia   donde se dice: «El tema elegido este año para la conmemoración del Día Mundial de la Libertad de Prensa, “La información como un bien común”, enfatiza la importancia de disponer una información verificada y fiable. Asimismo, señala el hecho de que para producirla y difundirla es esencial que los periodistas hagan frente a la desinformación y otros contenidos perjudiciales», para la versión oficial y para los planes institucionales, cabría añadir. La ONU pide a los periodistas que desmientan la información contraria a la oficial, de esta forma se elimina oficialmente el derecho humano a la información que la propia Declaración de la ONU relaciona con la “libertad de expresión y de opinión” que son derechos humanos de la propia ONU.

Desde 2020, con el coronavirus, la propia ONU ha violado sistemáticamente el derecho a la libertad de expresión, afirmando que es falso lo que contradiga su versión, convertida en oficial por la mayoría de los gobiernos. Según la ONU, la Unión Europea y los tribunales internacionales de derechos humanos, La libertad de expresión es necesaria para que exista una democracia, por lo que su violación institucional evidencia ideologías y regímenes totalitarios.

El 29 de junio de 2021, la ONU publicaba una noticia con el siguiente titular: “Permanezcamos alerta ante las tecnologías que pueden poner en peligro las generaciones futuras”. En el párrafo destacado se dice: “En los últimos años ha habido un aumento espectacular de los incidentes contra las tecnologías de la información, que van desde la desinformación hasta las interrupciones deliberadas de la red y las comunicaciones, incluidos ciberataques contra centros de salud durante la pandemia de COVID-19, lo que disminuye la confianza entre los Estados y amenaza la infraestructura crítica que depende de ellos. El Consejo de Seguridad celebra su primera reunión sobre este asunto”.

El Consejo de Seguridad de la ONU tiene la responsabilidad primordial de mantener la paz y la seguridad internacionales. Tiene 15 miembros rotativos y cinco miembros permanentes: China, Francia, Rusia, Reino Unido y Estados Unidos. El Consejo de Seguridad de la ONU tiene una gran influencia en la actividad militar mundial.

De nuevo la ONU habla de “desinformaciones” y las eleva a la categoría de amenaza contra la “la paz y la seguridad internacionales”. Esta declaración puede dar lugar a que los disidentes y pensadores #PostDemocracia puedan ser considerados terroristas.

En la noticia se dice que: “Las tecnologías digitales están poniendo cada vez más a prueba las normas legales, humanitarias y éticas existentes, la no proliferación, la estabilidad internacional, la paz y la seguridad”, advirtió Izumi Nakamitsu en la primera reunión del Consejo de Seguridad sobre paz y seguridad en el ciberespacio”. Nakamitsu es la Secretaria General Adjunta y Alta Representante para Asuntos de Desarme.

“Se estima que para 2022, estarán conectados a internet 28.500 millones de dispositivos, un aumento significativo con respecto a los 18.000 millones de 2017, añadió la titular de la citada Oficina”.

“La Agenda para el Desarme llama a trabajar con científicos, ingenieros y con la industria en general para producir innovaciones tecnológicas con fines pacíficos. También insta a colaborar con los Estados Miembros con el fin de “fomentar una cultura de responsabilidad y adherencia a las normas, reglas y principios emergentes sobre comportamiento responsable en el ciberespacio””.

Probablemente, este ataque de los gobernantes, a través de Naciones Unidas, para que ésta les apoye en el aumento de su totalitarismo, se deba a la creciente falta de credibilidad de las instituciones y al éxito de la OMS en imponer su versión sobre el coronavirus, en la mayoría de los gobiernos, de los grandes medios de información (comunicación), entre los funcionarios públicos científicos y entre los funcionarios de los servicios públicos sanitarios.

La ONU avisa que se van a aumentar las represalias contra los disidentes y contra quienes se opongan puntualmente a cuestiones de interés de los gobernantes o de sus organizaciones internacionales, incluso mediante actuaciones militares. En otras palabras, la ONU hace oficial que las democracias occidentales son regímenes totalitarios, de media o alta intensidad.

La ONU avisa que Internet va a dejar de ser un instrumento de oposición a la metamafia institucional.

Es poco conocido que en los organismos internacionales, se anticipan y se elaboran las estrategias futuras de los políticos para aumentar su totalitarismo.

Accede aquí al vídeo sobre este artículo.

 

Javier Marzal

Presidente de la International Association to Change the World