Europa Central: ¿El último bastión de Europa?

Artículo de Thibaud Gibelin publicado el 5 de marzo en tysol.fr

¿Qué fue la “Belle Epoque”? Un período de la historia cuyo final fue universalmente lamentado, a pesar de que a menudo fue denunciado en su tiempo. Fue un tiempo de orden, especialmente cuando consideramos los problemas que siguieron. Como regla general, el liberalismo es el camino que lleva a una “Belle Epoque” a tiempos más difíciles, donde la emancipación prometida de los individuos resulta ser segregación y donde las inseguridades de una persona se convierten en productos básicos. Sé que ese punto de vista es bastante decisivo en estos días, pero el estado dramático en el que se encuentra Europa indicaría que es el correcto.

Desde el punto de vista del neoliberalismo desenfrenado, Europa Central está rezagada con respecto a Europa Occidental, pero las naciones de Europa Central ya han tenido que lidiar con plagas ideológicas similares durante la Guerra Fría. Después de la Segunda Guerra Mundial, los rusos combinaron la ideología comunista con el fervor patriótico, pero el pueblo de Europa Central había visto claramente el comunismo como una forma de servidumbre extranjera. Por lo tanto, es la fuerza de una cultura nacional la que alimentó la resistencia polaca, húngara y checa ante esa amenaza ideológica.

Cuando cayó el bloque oriental, esta victoria del pueblo contra el comunismo fue interpretada como un voto masivo a favor de un modelo de estilo occidental. Esta fue una interpretación errónea de una escala enorme porque la subyugación de Europa Occidental al bloque atlántico ha sido, durante los últimos treinta años, absoluta: el multiculturalismo ha cruzado el mar desde su tierra natal norteamericana a nuestro continente, la ruptura de las realidades antropológicas del hombre se ha convertido en el discurso dominante dentro del Viejo Continente después de haber sido sembrada en los campus universitarios estadounidenses.

En Europa Central, la América cowboy de Reagan sujetando al oso ruso es la imagen popular predominante. Lo que estados Unidos es realmente, es decir, este “Occidente globalizado”, es precisamente en lo que Europa Central aún no se ha convertido. Ayer, la prisión de Europa Central era un bloque comunista euroasiático. Hoy, se encuentra en medio de un conglomerado UE-Atlántico.

Según Milan Kundera, lo que mejor describe a Central es “un máximo de diversidad en un mínimo de espacio”. Liderando estas naciones en peligro, Victor Orbán comparte las mismas aspiraciones que Pierre Bourgault cuando este último dijo, en relación con su Quebec natal: “Cuando defendemos el uso del francés, en realidad estamos defendiendo cualquier otra lengua en el mundo que contra el dominio de una sola”.

Para el trigésimo aniversario del Grupo de Visegrado, Viktor Orbán explicó la razón por la que Europa Central se encuentra en su situación actual: “En este territorio que separa Oriente y Occidente, en la frontera del cristianismo latino y ortodoxo, en esta tierra que tiene tantas lenguas y culturas nacionales, existe una cierta distinción cultural común, una cierta forma de vida, un rasgo espiritual y corporal... nuestra vocación es preservar todo esto”.

Es imposible entender la disidencia de Europa Central sin tener en cuenta su aspecto poético y espiritual. El recuerdo y la imaginación, las fuentes de la inteligencia humana, todavía estallan dentro de las vibrantes culturas nacionales. Esto está lejos de ser una declaración de idealismo soñador, porque incluso ahora, la gente común sigue siendo en gran medida leal a tales conceptos y, en una democracia, constituyen una mayoría para guiarlos dentro de sus respectivas naciones.

Europa Central ve su lugar en Europa como una forma de extender sus valores a otras naciones hermanas que poseen tradiciones de civilización similares, como explicó el Primer Ministro húngaro: “Esta es la razón por la que los centroeuropeos son aficionados a Europa. Entienden que la armonía es una mezcla de oponer y reunir discrepancias. La armonía no es uniformidad...”

Lo trágico de nuestros tiempos es que el marco europeo se está utilizando como una forma de estampar una agenda progresista en todo el continente y se lleva a cabo de una manera mesiánica, atea y postnacionalista... al igual que el comunismo en su época. Es por ello que Viktor Orbán propone “incorporar nuestra tradición anticomunista intransigente dentro de los valores europeos”. Si Europa alguna vez ha necesitado urgentemente una vacuna, es una que combata eficazmente el veneno ideológico.

El tiempo apremia porque, a diferencia del comunismo que se osifica hasta el colapso, la ideología liberal está en su fase terminal, que está marcada por una forma mejorada de brutalidad. El dilema de Europa Central hoy, que se ha hecho aún más incierto desde la aparición de la pandemia de COVID, es si actuar o no. La agenda globalista y su deseo ponen al mundo de rodillas, ni siquiera todos los opositores “pueden aguantar el tirón”. ¿Pueden las naciones, acostumbradas a soportar el ascenso y la caída de los imperios, hacer algo al respecto? Especialmente a la luz de la apatía demostrada por las sociedades occidentales cuando se les imponen cambios brutales, lo que hace que cualquier acción disidente por parte de Europa Central sea aún más incierta.

Sin embargo, una cosa es cierta, y es que un período de conflicto está asomando por encima del horizonte. Al darse cuenta de la imposibilidad de devolver al PPE a la derecha, Fidesz, de Viktor Orbán, ha decidido que es mejor separarse, lo que sin duda es sólo una señal de las cosas por venir.