Bogdan Sajovic del semanario conservador esloveno Demokracija entrevista a Nicola de Felice, contralmirante (retirado) de la Armada italiana y actualmente responsable del departamento de defensa de La Lega en el Lazio, sobre los problemas de la migración, la situación política en Italia y las relaciones en la Unión Europea.

Contralmirante, en los últimos años ha sido usted muy crítico con la migración masiva. ¿Qué le ha llevado a esa postura?

En mi papel como agregado de Defensa italiano en Túnez entre 2007 y 2010, y como jefe de la Marina italiana en Sicilia de 2015 a 2018, tuve una experiencia directa de cómo están las cosas. También fui el organizador de la recuperación en la costa de un barco de inmigrantes ilegales que se hundió en aguas libias el 18 de abril de 2015 con 700 cadáveres a bordo. Desde ese momento decidí luchar contra los delincuentes, los traficantes de personas, los contrabandistas y los que, como algunas ONG, especulan con estos pobres desgraciados y aumentan las muertes en el mar.

Antes de retirarse, usted comandó la Armada en Sicilia. Según su experiencia, ¿puede decirnos cuál es la situación migratoria en esta parte de Europa?

El flujo de emigrantes ilegales procedentes de Túnez y Argelia está relacionado principalmente con la voluntad de esa gente de venir a Europa para encontrar bienestar y escapar de un país donde no hay trabajo ni desarrollo, sino mucha corrupción y desorganización. Además, muchos delincuentes e inadaptados huyen de los tribunales tunecinos o argelinos para encontrar refugio en Europa, y siguen viviendo cometiendo delitos y faltas, uniéndose a organizaciones criminales europeas dedicadas a la droga y la prostitución. En este flujo de ilegales también entran terroristas y yihadistas exaltados para atentar contra ciudadanos europeos. Muchos de estos emigrantes proceden de Bangladesh, de un país que ciertamente no está en África, pero son transportados por vía aérea a Libia o Túnez gracias a la existencia de una organización criminal estructurada internacionalmente.

Los migrantes ilegales subsaharianos salen luego de Libia gracias a la presencia frente a las costas libias de barcos de ONG que actúan como un factor de estímulo. Todos estos ilegales pagan un importante “peaje” a los traficantes de personas, lo que incrementa los mercados ilegales de armas y drogas en África y en todo el mundo.

La migración masiva es una gran carga: financiera, infraestructural y social. ¿Cuál es la situación actual en Italia?

El compromiso financiero y social en Italia para gestionar el flujo migratorio ilegal es bastante oneroso. Solo en este periodo de 2021 han llegado unos 20.000 inmigrantes ilegales, tres veces más que en el mismo periodo de 2020 y ocho veces más que en 2019, cuando Salvini estaba en el gobierno como ministro del Interior.

Pero todo esto implica también el relanzamiento del negocio de quienes, en Italia, especulando con la hipocresía de la hospitalidad benévola, explotan el momento enriqueciéndose en la piel de los ciudadanos italianos.

Muchos italianos creen que la UE ha defraudado a Italia en materia de inmigración. ¿Está de acuerdo con su opinión?

Claro. La hipocresía de los Estados miembros de la UE es descaradamente evidente. En lugar de pensar en organizarse definiendo un frente común para esta invasión ilegal de migrantes, por un lado hacen declaraciones de solidaridad con Italia y por otro se niegan a abordar activamente el problema, dejando que los italianos y otros países de la primera línea del sur de Europa se ocupen solos de este dramático fenómeno. Hay soluciones para frenar el flujo ilegal que los europeos podemos encontrar.

¿Sus colegas oficiales comparten mayoritariamente su opinión sobre la migración? ¿Cuál es la opinión de los oficiales de otras ramas de las fuerzas armadas, los carabinieri, la guardia de finanzas?

El pensamiento de los italianos es mayoritariamente similar al mío, hasta el punto de que las encuestas políticas dan al centroderecha el 51%. Son sobre todo los italianos que viven en los suburbios de las grandes ciudades, en los sectores más en contacto con el fenómeno de la presencia de inmigrantes ilegales, los italianos que todavía creen en una Europa de los pueblos, en las tradiciones occidentales, en los valores absolutos y en ese sentido de derecho que la historia y la civilización romana nos ha permitido sentir cerca unos de otros, solidarios con una idea de soberanía, de identidad que siempre ha hecho de Europa la cuna de la civilización en el mundo.

Recientemente se ha retirado la acusación contra Carola Rackete, que atacó con su barco a la Guardia de Finanzas en 2019. ¿Qué opina de este movimiento de la fiscalía?

Creo que desgraciadamente una parte de la judicatura italiana está demasiado cegada por el pensamiento de la izquierda política, tanto que no reconoce el valor sagrado del derecho de un Estado a reclamar la soberanía en sus propias aguas territoriales, no acepta el derecho marítimo ratificado por la ONU con el Derecho del Mar y no respeta la labor de los militares italianos en un buque de guerra, hasta el punto de permitir la embestida de la patrullera de la Guardia de Finanzas. El caso del magistrado Palamara, tras la publicación de su libro (titulado Il sistema), puede abrir los ojos a mucha gente. Las acciones de la señora Carola Rackete fueron todas contra el derecho marítimo internacional, contra el código de navegación italiano, contra los decretos ley sobre la seguridad nacional. ¿Cree usted que los libios habrían tenido derecho a perseguir el barco Sea Watch 3 incluso en aguas internacionales, apoderarse del barco, detener al capitán y a toda la tripulación? Las infracciones de la Sra. Carola Rackete fueron tales como para considerarla una verdadera pirata del siglo XXI.

Usted defiende el principio de que los países cuyas banderas son enarboladas por los barcos de las ONG deben aceptar a los migrantes a bordo de estos barcos en lugar de desembarcarlos en Italia. Parece que el gobierno italiano no comparte esta opinión, ¿por qué?

Cuando un barco tiene bandera de un Estado en tierra, es el ordenamiento jurídico de ese Estado el que cuenta, ya que evidentemente ese barco ha sido inscrito en el registro de navegación de ese Estado y decide respetar las normas, tanto administrativas como penales, en caso de delito a bordo. Es bien sabido que un barco sin bandera no puede navegar, de lo contrario sería considerado un barco pirata y perseguible por toda la Armada. Por lo tanto, la bandera indica el territorio y la soberanía de ese Estado en las cubiertas de ese barco. Ahora, el reglamento de Dublín de la UE (art.13) indica que el Estado miembro de la UE es responsable de la protección internacional del primer paso ilegal de migrantes en su territorio. Noruega, por ejemplo, Estado de abanderamiento de los buques de las ONG Ocean Viking y Geo Barents, a pesar de no formar parte de la UE, ha ratificado el Tratado de Dublín pensando que trasladará las responsabilidades a Italia y a los demás países de la primera línea del sur de Europa, pero no es así. Si el Gobierno italiano no sigue esta línea del derecho internacional, sólo hay dos respuestas: o no tiene la determinación de hacerlo, o no conoce el derecho internacional. Hoy en día y con ciertas personas en el gobierno, podemos esperar cualquier cosa...

¿Qué otras medidas tomaría para detener la migración en el Mediterráneo?

Para el flujo tunecino es necesario que Europa se enfrente al Gobierno tunecino para que sea posible realizar una patrulla mixta europea-tunecina en aguas territoriales tunecinas y también en tierra para bloquear las salidas de las pateras con destino a Lampedusa. Hay que instalar un sistema de vigilancia por video-radar en las costas tunecinas y reforzar la cooperación con la Guardia Nacional tunecina, incluso con la presencia de expertos europeos en los puntos sensibles, cortando de raíz cualquier intento de soborno de los contrabandistas con la policía local.

Para Libia es necesario, en primer lugar, eliminar el factor de estímulo de los barcos de las ONG que actúan como “espejo de las alondras”, como se dice en Italia, para los contrabandistas que envían las embarcaciones de los inmigrantes ilegales de pago junto a sus barcos. Por esta razón, los Estados de pabellón deben, si es necesario, retirar su bandera de esos barcos de las ONG, para que no puedan seguir operando. La ONU con el ACNUR y la OIM deben actuar con mayor eficacia y presencia estableciendo centros de repatriación in situ, asegurando acuerdos bilaterales con los países de origen de los inmigrantes ilegales para asegurar la repatriación e iniciar una política migratoria regular para los que realmente lo necesitan.

En cuanto a la ruta de los Balcanes, espero una mayor y más eficaz cooperación entre Italia, Eslovenia y Croacia, como Estados miembros de la UE, en las fronteras del sur de Croacia o Eslovenia para evitar cualquier intrusión de personas ilegales.

En una entrevista con El Tempo, usted dijo que la migración es un gran negocio, que sólo en los meses de verano los traficantes de migrantes ganan unos 350 millones de euros a costa de los “pasajes”.

Se espera un flujo migratorio de al menos 70.000 inmigrantes ilegales sólo desde Libia para el periodo estival de 2021. Los datos de junio confirman estas previsiones. Si tenemos en cuenta que los bengalíes pagan a los traficantes de personas hasta 30.000 euros por persona y los subsaharianos al menos 4/6 mil euros, es fácil calcular. Lo que no entienden los financiadores de las ONG, como la Iglesia Protestante Alemana y el antiguo partido comunista de extrema izquierda de la RDA, Die Linke, es que este dinero sólo enriquece a los mercaderes responsables de las numerosas muertes en el mar, convirtiéndose “sin querer” en cómplices de la posterior inversión en el mercado de la droga y las armas en África.

¿Es cierto que las ONG también trabajan en colaboración con los delincuentes y se lucran a costa de los migrantes?

Hay varias investigaciones oficiales iniciadas por la justicia italiana sobre estas hipótesis. En cualquier caso, los movimientos y la ruta de los barcos de las ONG son constantemente vigilados en Internet (vesselfinder.com) por los traficantes de personas, que saben muy bien cuándo enviar las pateras de inmigrantes ilegales de pago al lado de los barcos de las ONG a pocas millas de la costa africana. Así que creo que éticamente podemos decir que son responsables de estos dramáticos sucesos, incluidas las muertes en el mar.

Los opositores a la migración están siendo atacados por la cábala globalista, sus medios de comunicación, las ONG... ¿También ha experimentado esto?

Recibí ataques directos en las redes sociales de varias personas que, pobres, están lejos de entender la realidad del fenómeno criminal de la migración ilegal. El sistema de la izquierda radical chic europea y de los partidarios de la filosofía globalista es el responsable de emitir el falso e hipócrita pensamiento de la hospitalidad en Europa.

La multidimensionalidad cultural y étnica puede resultar un factor potencial de crecimiento social, pero la ausencia de desarrollo y expansión económica difícilmente permite absorber sin traumas a grandes masas de inmigrantes con marcadas diferencias culturales, por lo que se producen fenómenos de “comunidades dentro de comunidades”, más o menos cerradas y aisladas, dentro de una comunidad que sólo las integra parcialmente. En este sentido, la globalización no tiene el efecto de anular las diferencias, sino de pulverizarlas dentro de las grandes ciudades. En esencia, surgen escenarios de profunda inseguridad social en los que los ciudadanos no están en absoluto a salvo de la acción de la gran y pequeña delincuencia. Las medidas de asistencia social consideradas hoy en día “normales e imprescindibles” corren el riesgo de ser proporcionadas con gran dificultad a una población cada vez más necesitada, por administraciones que carecen de los recursos económicos y jurídicos adecuados.

Según los sondeos de opinión, Italia se está moviendo políticamente hacia la derecha, ¿se debe este cambio al problema de la migración?

Los italianos se rigen por el sentido común y respetan los valores de un país con una gran civilización a sus espaldas, una historia y una identidad quizá de las más marcadas de Europa. Si hay un fenómeno como la inmigración clandestina, no ligada a la huida de las zonas de guerra, que ataca las tradiciones, la identidad de las personas, la civilización, la religión, los valores fundacionales del respeto, el derecho soberano y el buen vivir en común, entonces es natural salir del anonimato de la gran masa y expresar la opinión propia también en política. Estoy convencido de que en las próximas elecciones italianas de 2023 la derecha ganará de forma contundente. Y entonces será deseable que otras naciones, como Eslovenia, puedan también reflexionar sobre este dramático fenómeno de la inmigración ilegal y luchar junto a Italia para que las grandes organizaciones internacionales, como la ONU y la UE, trabajen con sentido común y frenen el flujo migratorio ilegal en Europa.

¿Cree que Italia tendrá un gobierno fuerte de derechas tras las próximas elecciones?

Sí, seguro.

Se rumorea que en el nuevo gobierno de derechas, usted podría ocupar el puesto de ministro de Defensa. Si eso ocurre, ¿cuáles serían sus prioridades?

No sé quién ha difundido ese rumor, pero no es cierto. Lo que sí puedo decir es que estaré ciertamente disponible para dar mi contribución para minimizar este fenómeno que tanto daño está causando a Italia y a Europa. No es sólo un problema de Defensa o del Ministerio del Interior, sino que todo el gobierno debe definir y acordar una estrategia, que yo llamo estrategia directa, que pueda poner en marcha todos los instrumentos del poder nacional (e internacional) para que se consigan los objetivos marcados por la autoridad política. No será fácil, pero hay que intentarlo.

Por último, ¿puede contarnos su visión del futuro de Europa?

Me gustaría ser optimista sobre el futuro de mis tres hijos. Sueño con una unión política e institucional basada en una Confederación nacida de la relación entre un grupo de Estados europeos que, teniendo intereses convergentes en el campo de las actividades internacionales y en la defensa, persiguen objetivos comunes a través de una actividad unitaria llevada a cabo por organismos confederales. Sueño con una Confederación Europea basada en la unión de derecho internacional entre Estados independientes y soberanos, respetando las tradiciones e identidades de cada pueblo europeo, constituida y gobernada sobre la base de las normas contenidas en el pacto de Confederación. Sueño con una Confederación de Estados que constituya un sujeto de derecho internacional sólo si la actividad de los órganos confederales se refiere a las relaciones internacionales y como entidad distinta de los Estados miembros.