Entrevista de Breizh-Info a Nuno Afonso, dirigente de Chega y concejal de la Asamblea Municipal de Sintra.

Muchos observadores en Francia se sorprendieron por el avance de Chega, especialmente después de las elecciones presidenciales. Si tuviera que presentar el partido Chega al público francés, ¿qué palabras usaría?

Creo que podemos definirnos, de una manera más simplista, como un partido antisistema, conservador en materia social y liberal en economía. Portugal es un país que ha sido liderado alternativamente por 2 partidos desde 1974. El PSD (Partido Socialdemócrata, centro liberal) y el PS (Partido Socialista, centro izquierda). Desde 2005 hemos tenido 4 años de socialdemocracia y 12 años de socialismo. El actual gobierno socialista contó con el apoyo de la extrema izquierda y pactó con ella (El PS estaba en minoría en la Asamblea y por lo tanto se alió con el BE (Bloco de Esquerda, trotskista de extrema izquierda) y el PCP (Partido Comunista portugués). Partido, estalinista-moscovita como dijo un intelectual portugués)

El Partido Socialista ha visto a muchos de sus protagonistas involucrados en numerosos delitos de corrupción, siendo el más notorio el del ex primer ministro José Sócrates, y esta es una de las razones del crecimiento de Chega. Otro sería el aumento de la delincuencia, nunca ha habido guerras de bandas en Portugal y en las últimas semanas ya hemos tenido problemas en Lisboa con bandas asiáticas (paquistaníes, de Sri Lanka, etc.), brasileñas y africanas. Las propias autoridades policiales, a pesar de las indicaciones para encubrir el problema, consideraron necesario alertar a la opinión pública, e incluso fueron fuentes policiales las que confesaron a los medios de comunicación que el gobierno había dado indicaciones para no hablar sobre el aumento de la delincuencia extranjera de brasileños y africanos.

Muchos periodistas portugueses, opositores políticos e intelectuales (especialmente de izquierda) hablan del partido Chega como un partido racista, xenófobo, homofóbico, de extrema derecha, incluso fascista, etc. ¿Cuál es la razón de estos constantes ataques al partido Chega?

Creo que el motivo principal es el miedo. Los partidos políticos en Portugal se han convertido en auténticas agencias de empleo, y muchos políticos y "muchachos" (El término "muchachos", utilizado por Margaret Tatcher (ningún trabajo para los muchachos), también se aplica a Portugal para los jóvenes que se inscriben desde la edad de 13/14 en partidos, y hacen toda su carrera en estos mismos partidos) se colocan en puestos para los que no tienen formación ni competencia, con el único objetivo de mantenerlos en el aparato del partido y así lograr perpetuar el poder. Al final del día, eso es (desafortunadamente) la política. Unos intentan conquistar el poder, otros se quedan, el problema es que en medio de este "juego" Portugal y los portugueses son los perdedores, asfixiados por los impuestos y con los servicios inoperantes, principalmente porque están dirigidos por personas incompetentes. Cuando alguien viene a denunciar esto, se le considera un enemigo.

Y luego también está la Cultura de la Cancelación que la izquierda ha instalado en los medios, universidades y escuelas, esta manera indisimulada de boicotear y excluir todo lo que les enfrenta y contradice.

Portugal es uno de los países más corruptos de la OCDE. ¿Cree que recortar el 75% de las pensiones de los políticos condenados o destinar el 10% de los ingresos por delitos de corrupción a los denunciantes son medidas que pueden solucionar este problema, o se trata de un problema más profundo y cultural?

En mi opinión, es realmente un tema cultural. Se estima que la corrupción en Portugal asciende a unos 20.000 millones de euros al año y las consecuencias son devastadoras para la sociedad, con consecuencias para el desarrollo económico y social del país, el aumento de las desigualdades sociales, y el empobrecimiento y endeudamiento del país o los municipios.

En Portugal, hay quienes utilizan la expresión "roba, pero hace" ("Rouba mas faz" en portugués) para definir a los políticos implicados en casos de abuso de poder, corrupción, malversación, pero que, sobre todo, en su comunidades locales, presentan el trabajo realizado. Mientras se permitan situaciones como estas en las que políticos implicados en estos delitos puedan volver a cargos públicos con sentencias demasiado leves, con la lentitud de la justicia que tenemos, poco cambiará. La carga fiscal extremadamente alta que tenemos es también un incentivo para la corrupción y para evitar a las autoridades fiscales. 

Sostengo que el ejercicio de la acción pública no es solo un honor, sino que debe hacerse con espíritu de misión, para ayudar a mejorar las condiciones de vida de los demás y eso es lo que nuestros políticos deben tener en mente. 

¿La lucha contra el sistema de castas y nepotismo sigue siendo uno de los pilares del programa de Chega?

Por supuesto. Doy un ejemplo fácil de entender. En 2019, cuando asumió el gobierno actual, una de sus diputadas más jóvenes, la ex presidenta de las Juventudes Socialistas, que se había visto involucrada en un caso de falsificación de su curriculum vitae, concedió una entrevista en la que admitió descaradamente que nunca lo había hecho ningún trabajo que no le hubiese sido dado por el partido.

Cuando un miembro de una nación puede decir algo así sin ser llamado a rendir cuentas, encontramos que esto está arraigado en la sociedad. Personas como esta diputada se colocan en puestos para los que carecen de habilidades y muchos de los que serían realmente buenos para esos puestos, con titulación y doctorados, se ven obligados a trabajar en las cajas de los supermercados o a emigrar.

Se acusa a la casta política portuguesa, como la de muchos países occidentales, de estar muy alejada de las principales preocupaciones de los ciudadanos. Mientras los ciudadanos occidentales están preocupados por cuestiones como la identidad, el poder adquisitivo, la inmigración, el terrorismo islámico o la seguridad, las élites sólo hablan de ecología, derechos LGBTIQ, islamofobia, etc… ¿Cuál será, a medio plazo, el efecto de esta distancia cada vez mayor entre los ciudadanos y las castas políticas occidentales?

Esta es precisamente la razón por la que los partidos antisistema se están fortaleciendo en Europa, porque estos partidos tratan temas que conciernen a “todos”. Tenemos diputados que pertenecen a élites económicamente privilegiadas, u otros que entraron en la Asamblea como asistentes parlamentarios a los 19 años, personas que nunca han trabajado seriamente en la vida, que no han utilizado el transporte público, que no han pasado por las dificultades que los portugueses hemos sentido toda la vida. Pero son estas personas privilegiadas las que pretenden decirnos cómo debemos vivir y mostrarnos, qué necesitamos en nuestra vida diaria.

Si le hace esta pregunta a alguien de izquierda, inevitablemente responderá que el efecto de este distanciamiento entre pueblos y élites hará que surjan partidos populistas de derecha. Le responderé claramente, el principal problema es que la gente deja de votar y de luchar por sus derechos. Simplemente se rinden y dejan que otros tengan el poder de votar. Esto conducirá a la pérdida de la identidad europea en el futuro, debido a una política de inmigración que no protege ni a los europeos ni a los que desean regresar a Europa, y que conducirá a esta sustitución demográfica y cultural que se está produciendo, y que ya es sentida, en Francia, Reino Unido o Italia, y que llevó, en mi opinión, al Brexit. Además, acentuará aún más la falta de sostenibilidad económica y social de Portugal.

Más que cualquier otro país europeo, Portugal tiene una ley de nacionalidad y una ley de inmigración que facilitan que cualquiera que llegue aquí adquiera la nacionalidad portuguesa y, por lo tanto, se extienda por Europa en busca de mayores subvenciones. (De hecho, la inmigración extraeuropea es bastante baja en Portugal debido a los muy bajos beneficios sociales, muchos se dirigen a Francia u otros países europeos más generosos). Tarde o temprano, Portugal comenzará a ser señalado por sus socios europeos como uno de los puntos de entrada para los extraeuropeos.

¿Cuál es la posición de Chega sobre la inmigración? ¿Inmigración seleccionada, inmigración limitada o inmigración cero?

Debemos seguir aceptando la inmigración por motivos humanitarios, pero siempre favoreciendo una cohesión sociocultural de Portugal y de Europa frente a las garras de la multiculturalidad, considerando que los pueblos deben responsabilizarse de su autoestima y de la preservación de su dignidad humana y de su patrimonio histórico y civilizatorio.

Defiendo un sistema migratorio como el de Australia, en el que las profesiones y la cantidad de personas que necesita el país están claramente definidas, cada ciudadano extranjero solicita ser seleccionado, con requisitos como la adaptabilidad al idioma y cultura nacional. Las cuotas de migración también pueden ser una opción.

Muchos líderes políticos de izquierda dicen que la inmigración extraeuropea es necesaria para combatir la baja   tasa de natalidad de los europeos étnicos. ¿Qué tiene que decir sobre este argumento? ¿La baja tasa de natalidad es también una preocupación para su partido? ¿Existen otras soluciones?

¡Lo que tengo que decir sobre este argumento es que es una estupidez! Nuestro propio Presidente de la República utilizó este argumento en su discurso de Navidad de 2020, ¡es increíble! Ciertamente, los europeos no necesitan aprender a tener hijos. Lo que necesitan son medidas concretas para apoyar a la familia y la tasa de natalidad.

Culturalmente, queremos dar lo mejor a nuestros hijos y prepararlos para un buen futuro, pero si vivimos en países como Portugal, donde no hay suficientes guarderías, o el sistema nacional de salud no está funcionando, o tenemos jóvenes graduados que emigran porque aquí no tienen futuro, o el sistema educativo está politizado y dominado por la izquierda, y donde estamos ahogados en impuestos, no podemos tener muchos hijos, sería irresponsable como padres. Faltan medidas para fomentar los nacimientos y apoyar a las parejas jóvenes y, en este sentido, veo a Hungría como un buen ejemplo de lo que debería hacerse.

En Portugal el PS ha optado por abrir sus fronteras. ¿No es extraño que el PS opte por esta política, sobre todo ahora que en el resto de Europa los partidos de derecha radical han obtenido excelentes resultados precisamente por las políticas laxas de los gobiernos de izquierda y centro derecha? ¿Cuál es la razón? ¿Seguir las órdenes de Bruselas o ganar posibles nuevos votantes?

El Partido Socialista en Portugal tuvo que aliarse con la extrema izquierda para gobernar y eso tuvo consecuencias, entre ellas la apertura de nuestras fronteras.  Cualquier persona puede permanecer en Portugal, sólo tiene que hacer una declaración por su honor de que es un turista y ya está. El mismo día puedes ir a inscribirte en la Oficina de Finanzas y al día siguiente puedes beneficiarte del sistema nacional de salud (Para beneficiarse del sistema nacional de salud tienes que inscribirte en la Oficina de Finanzas, que te expide un número de contribuyente).

Ya hay miles de "portugueses" en toda Europa que ni siquiera hablan portugués, hay páginas web y vídeos que explican a diferentes nacionalidades los trucos para adquirir rápidamente la nacionalidad portuguesa. No hace mucho, vi un reportaje en la televisión de aquí sobre un "portugués" cuya carta de ciudadanía había sido clonada. Los periodistas le entrevistaron. Fue portugués durante uno o dos años, vino de la India, se quedó aquí (en Portugal) durante dos meses, luego se trasladó al Reino Unido, sólo hablaba inglés, pero ya es ciudadano portugués.

Un diputado portugués del PS, Ascenso Simões, declaró que "la historia portuguesa debe ser descolonizada" y que el Padrão dos Descobrimentos debe ser destruido. Los portugueses, a diferencia del resto de los europeos, no se han descristianizado y están orgullosos de su historia. ¿No cree que la fuerte identidad católica y el patriotismo portugués serán una protección contra el proselitismo islámico y los ataques de la izquierda woke?

El patriotismo, sí, sigue siendo un sentimiento muy fuerte entre los portugueses, el orgullo por nuestra historia también. La identidad católica, creo, solía tener más peso y el gran problema aquí es que hemos visto a mucha gente vinculada al clero condenar al ostracismo al partido Chega. Los temas relacionados con el Islam ya empiezan a ser una preocupación creciente. Hubo un candidato de izquierdas, muy popular en los medios de comunicación, que perdió las últimas elecciones locales en un distrito de Lisboa, y en la calle la gente entrevistada dio como razón de la derrota el intento de los habitantes de evitar la construcción de una mezquita y el fracaso del multiculturalismo en ese distrito de Lisboa.

Europa se construyó sobre la matriz judeo-cristiana y esto es lo que nos da la identidad europea, yo soy ateo, pero me identifico con Douglas Murray que se define como ateo-cristiano, no creo en Dios, pero veo en esta matriz, en la que me he criado, los valores que sostienen a Europa.

Una última pregunta... AfD en Alemania, Lega y Fratelli d'Italia en Italia, Vox en España, Demócratas Suecos en Suecia, Donald Trump en EEUU, Eric Zemmour y Marine Le Pen con buenos resultados en las encuestas en Francia, y ahora el partido Chega en Portugal. ¿No son todos estos hombres y partidos el fenómeno de la misma causa? ¿La voluntad de los pueblos occidentales de volver a entrar en la historia y tomar las riendas de su destino?

¡No lo dudo! Tienen enfoques diferentes, pero el objetivo es el mismo. La hipocresía de la izquierda empieza a ser difícil de ocultar, y cuando se trata de nuestra seguridad, la de nuestros hijos y, en casos extremos, nuestra propia existencia, la gente se rebela. La Cultura de la Cancelación, los woke, los progresistas, los antiespecistas, en algunos casos hemos llegado a niveles tan ridículos que las nuevas generaciones se dan cuenta de que ese no puede ser el camino correcto. Son movimientos que quieren prohibir y exterminar todo aquello con lo que no están de acuerdo, para restringir nuestros derechos y libertades, y sabemos que los más jóvenes suelen estar "en contra". Estos movimientos, que rozan el ridículo, seguramente despertarán a los más jóvenes para proteger su identidad, sus países y su cultura. Ver cómo se quema Notre Dame, cómo se decapita a los profesores, cómo se producen atentados terroristas en los conciertos o en los partidos de fútbol, todo esto empieza a dar mucho miedo. Eric Zemmour dijo algo así como "podemos integrar a los individuos, pero no a los pueblos", y esto es lo que yo defiendo. Tenemos el deber de ayudar, de ser humanistas, pero no podemos hacerlo de forma irresponsable y destruir siglos de historia, o incluso toda una civilización.