Con la noticia de ayer mismo sobre la inconstitucionalidad del estado de alarma y los confinamientos de Marzo de 2020, cambian mucho las cosas. Y lo cierto es que el congreso entero debería dimitir y convocar de nuevo elecciones cuanto menos, o lo suyo, de verdad, iniciar un nuevo proceso constituyente que permita de una vez acabar con la monarquía parlamentaria y devolver a los españoles (quizás nunca lo tuvimos) la verdadera democracia. Su culminación. Y si, lo escribo claro: España necesita ya un cambio total; o vamos hacia ese cambio o España está perdida. Y si los españoles queremos vivir mejor, repito, los españoles, todos los españoles, hay que cambiar el sistema. Ya no hay opción a parchear. Los parches que desde la derecha centrista o la extrema izquierda sectaria pretenden imponernos son la muerte súbita de España. Y…, los nuevos patriotas, esos innombrables por ser ahora la moda “aznariense” son más de lo mismo. Pues…no sólo de whtasup vive el votante...

 

No estamos ya, ni tan siquiera en todo el planeta diría yo, para cambiar de una dictadura a otra.

 

Estamos estos días (realmente llevamos ya meses) con cambios que las propias TV, s se encargan de minimizar, por eso de la dictadura globalista. Los Mass – media (que son la munición mediática de control social) ya se han convertido en parte del ejército globalista de forma fehaciente y con premeditación y alevosía.

El desastre que está ocurriendo en Sudáfrica demuestra las consecuencias del globalismo y el capitalismo puro y duro maquillado como comunismo. Con una anarquía total desde el punto de vista social. Algo parecido como está ocurriendo en Cuba, donde los tentáculos del globalismo (como ya pasó en Ucrania y se intentó en Venezuela) quieren meter la zarpa e intentar implantar la dictadura globalista. Y no estamos ya, ni tan siquiera en todo el planeta diría yo, para cambiar de una dictadura a otra.

Mientras todo esto pasa, los franceses ya están protestando por la dictadura sanitaria desde hace un par de días, y es posible que puedan rechazar la dictadura sanitaria de Macron como ya lo hicieron con la subida del combustible (y que el final el mismo gobierno francés no pudo subir) a base de protestas. Lo que está claro es que estamos qué duda cabe, ante cambios globales que las TV,s se encargan de minimizar.

 

Sacar al congreso entero y exigir un cambio rotundo en España

 

Todo esto no hay posibilidad a arreglarlo de una forma moderada en cuanto al cambio político se refiere. Dicen las viejas frases de la motivación que “La moderación es para los cobardes” cuando quieres hacer grandes cosas, pues todo lo que merece la pena merece un esfuerzo. Y en estos momentos hay un reto por delante y un esfuerzo: sacar al congreso entero y exigir un cambio rotundo en España que permita mediante referéndum modificar cosas fundamentales: acabar con la monarquía como forma de gobierno, con las comunidades autónomas y ya de paso, con el medio millón de políticos cambiando la ley electoral, cambiar el modelo territorial para que se frene de una vez la fabricación de odiadores a España, salirse de la UE si no aporta nada a la soberanía de España y convertir a nuestra vieja piel de toro en una nación próspera, ecologista y con identidad.