Años sin inversiones en mantenimiento ferroviario. Aunque las actividades en el cuidado y conservación de las infraestructuras son obligatorias por ley, un informe oficial de mayo de 2014 evidencia que Adif no cumplió con este requisito. En concreto apunta que, a partir de 2010, la multinacional no realizó “ninguna actividad de mantenimiento en esta línea, ni siquiera de vigilancia”, haciendo referencia a la línea de Madrid –Burgos.

Los datos aportados por el documento, que ha sido elaborado por la Subdirección de Operaciones Centro, revelan que Adif había dejado de destinar recursos y mantenimiento a la línea del directo entre Madrid y Burgos un año antes de que una bateadora quedase atrapada en el túnel de Somosierra. Es importante recordar que la vía dejó de emplearse tras el descarrilamiento vivido el 19 de febrero de 2010, cuando se optó por transportar a los pasajeros por autobús.

“No se realizaron inspecciones en túneles, puentes y obras de fábrica”. Así de claro indica el estudio la situación de olvido generado en la vía ferroviaria. Incluso, en el documento se advertía del peligro de en una vía en la que, aunque estaba en buenas condiciones, existía ya “un riesgo importante de desprendimientos en todas las trincheras de este tramo”.

La información aportada por la Subdirección de Operaciones Centro deja claro que Adif conocía la situación y los riesgos existentes, pero no cambió su hoja de ruta para garantizar la seguridad de los viajeros.