La Misa conventual de las 11 de la mañana en el Valle de los Caídos el viernes 20 de noviembre de 2020 fue oficiada por el P. Maroto, revestido de negro, auxiliado por el P. González Villanueva. Fue concelebrada por los Padres Álvarez (último abad) y Soria. En la procesión al altar prácticamente solo participaron los citados. El P. Cantera (prior) no estuvo presente.

Asistieron algo más de medio centenar de fieles, incluido un grupo del Movimiento Católico Español, el cual puede que fuera quien encargara el hipotético funeral por los murieron ese día y están, o estuvieron, enterrados en la Basílica de la Santa Cruz.

Prácticamente desde el año 2009, gobernando Rodríguez Zapatero, y por sus presiones, se suprimió el funeral que allí encargaba la Fundación Francisco Franco y su familia.

Desde hace más de una docena de años, el 3 de noviembre se celebra en El Valle la Misa conventual por todos los caídos de los dos bandos allí enterrados, y siempre ha habido homilía, excepto el pasado año y este. En cambio, durante la última decena larga de años el 20 de noviembre se ha ofrecido la Misa de 11 por Franco y por José Antonio, y siempre ha habido homilía, excepto este año que además ni siquiera los han citado, ni por su nombre, en ningún momento. 
       Y eso que Franco, fundador-constructor del templo y la abadía, fue católico modélico, insigne defensor de la Iglesia y Caballero de la Orden de Cristo.

En la Misa-funeral solicitada por la familia y la Fundación Francisco Franco en la iglesia Los 12 Apóstoles (Madrid; de la institución de derecho pontificio “La Obra de la Iglesia”), oficiada en la tarde del día 20 con el templo lleno a pesar de la dictatorial limitación del aforo, el oficiante mencionó varias veces a Franco y le reconoció como defensor de la Iglesia.

Enseña San Alfonso María de Ligorio que orar por los difuntos es la mayor obra de caridad.

 

Lo del Valle fue una indignidad injustificable.

Peor que si el culto en El Valle ya hubiera sido entregado a la “comunidad del P. Ángel” (Mensajeros de la Paz), como alguien, quizás chuscamente, insinuó. Recordemos que ya cuenta con una “iglesia 24Horas” en Roma con el beneplácito del Papa.
      Tanto que, terminada la Misa, desde los fieles se ha alzado una voz pidiendo rezar un Padrenuestro por las almas de Franco y José Antonio, a la vez que solicitando de ellos que intercedieran por El Valle y por España, aunque no nos lo merezcamos.
       Esto ha sido el suicidio espiritual como Comunidad. Aunque recuerdo que ya en 2009 se negó a varias personas que en las intenciones de la Misa del 20N se incluyera el pedir por José Antonio Primo de Rivera y Francisco Franco, devolviendo el dinero del óvolo enviado para tal fin. Y que hace un año los monjes fueron atropellados por guardias civiles armados que los expulsaron del templo y aledaños, como paso previo a la profanación del mismo y a la de la sepultura de Franco, ritual masónico incluido; “no corrió la sangre”.

Desde el Gobierno, y más que probablemente desde Roma, les han amenazado con expulsarles, y eso es, seguramente, lo van a hacer. ¿A qué viene pues esa “prudencia” y el escándalo dado? Me viene a la memoria la frase atribuida a Churchill respecto a la dignidad y la guerra; frase, por cierto, que se nos puede aplicar a todos.

Difícil es que asista en el futuro a los cultos de ese templo con esa comunidad.

El día 21 a las 19 horas la FSSPX ofrecerá una Misa por Franco y José Antonio en su iglesia de Madrid.

Para mí, cada día está más claro que la Cátedra de Pedro ha sido llevada a Fátima y que estamos en el Fin de los Tiempos. Prácticamente solo nos queda la oración y el sacrificio individual.