La coordinadora de la red dinamización lingüística de la Xunta, Alicia Padín, ha realizado unas declaraciones a la Voz de Galicia, que son inaceptables y que muestran el fanatismo y autoritarismo que subyacen a la política lingüística de la Xunta, que se viste de tolerante ante el resto de España, pero que ideológicamente no difieren de la que se lleva a cabo por cualquier gobierno de corte nacionalista.

Traducimos y extraemos parte de estas declaraciones, que no necesitan más explicación porque muestran con claridad que para la persona elegida por el gobierno de Galicia para difundir el gallego, 1. Esta es la lengua asociada a una única identidad, 2. El uso del español en Galicia supone problema, 3. Es legítimo aplicar políticas de ingeniería social sobre las personas más jóvenes; y todo ello trufado de un léxico que destila imposición y coerción.

Traducimos algunas de sus afirmaciones.

  • Hoy en día, ninguna persona culta debería atreverse a hablar en público en castellano, porque sería ir contra nosotros mismos y contra lo nuestro
  • Tiene que existir una transmisión intergeneracional y los niños tienen que ver al gallego como su propio idioma. En eso es en lo que tenemos que incidir y es ahí donde no podemos bajar la Es como una planta que hay que empezar a regar cuando nace.
  • Hoy en día, ninguna persona culta debería atreverse a hablar en público en castellano, porque sería ir contra nosotros mismos y contra lo nuestro.
  • El castellano hace más presión cuanta más gente se junte. Al existir un intercambio de población mayor es más habitual que haya huecos en los que se pueda perder el empleo de la lengua. Tenemos que seguir trabajando, provocando que exista conciencia lingüística y que todos deseemos hablar gallego.
  • El único peligro es que nos distanciemos, porque el gallego es lo que nos une. Hay que seguir insistiendo en los niños y también en los neohablantes, personas que no tuvieron el galego como lengua materna o que proceden del extranjero. Siempre es mucho mejor unir que separar.