Muy bien Rocío Monasterio por no aceptar el pestilente relato de las torturas del franquismo de los amigos de los terroristas, que sin ningún escrúpulo intentar cambiar las verdad de la historia. Ahora resultará que ETA, el GRAPO, el FRAP eran pacíficos demócratas luchando contra la tiranía fascista. A otro con ese cuento. Esta democracia liberal ha posibilitado que los delincuentes y asesinos sean las víctimas y las fuerzas del orden y la ley torturadores. 

Algo impensable hace años, pero hoy ya se empieza a considerar a los terroristas como a héroes que resistieron al franquismo, algo que quieren inculcar a las generaciones venideras crédulas y dispuestas a creer la propaganda de la ideología dominante.

En este sentido Vox, como era de esperar, está plantando cara con más contundencia que el PP a las mentiras e infamias de la progresía y es algo muy positivo. Se que a algunos les parecerá siempre insuficiente todo lo que hace Vox en este sentido, pero en cualquier caso es de valorar y hay que alabar lo que hace bien.

En pleno debate de la retirada de las medallas al policía franquista Billy el Niño, el partido de Abascal niega la mayor. La portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, ha puesto en duda que el policía Antonio González Pacheco, acusado por crímenes de lesa humanidad, fuera realmente a un "torturador". Así ha respondido al entrevistador: "Lo de torturador lo está diciendo usted". Ayer el Congreso debatió una proposición no de ley para retirar las condecoraciones a los funcionarios franquistas que participaron en supuesta la represión. Hoy saldrá adelante, con la oposición del PP y Vox.

En una entrevista en Los Desayunos de TVE, preguntada sobre esta retirada de medallas, la dirigente de Vox ha rebatido que no están para "poner o sacar medallas". Rocío Monasterio ha dicho que "el gobierno socialcomunista tiene que sacar nuevos mantras ideológicos para tapar su pésima gestión de la pandemia y lo que ha pasado en las residencias". Lo que quieren los españoles, ha añadido, es saber "cómo responderá el Gobierno a la crisis social" y no "dedicarse a sacar medallas a los que llaman franquistas".

La derecha, sin Ciudadanos, cargó ayer en el Congreso contra la iniciativa del PSOE y Unidas Podemos para retirarle las medallas a título póstumo. Tanto el PP como Vox criticaron lo que han denominado "revisionismo" histórico. El diputado del PP Luis Santamaría denunció el "socialismo revisionista" de la Transición, y atribuyó las culpas a Podemos. "Es impropio del socialismo que ayudó a construir la Transición", dijo. Por su parte, José María Sánchez (Vox) dejó claro que "Vox es contrario a toda pretensión absurda de revisionismo histórico".