Manuel Andrino, Jefe Nacional de La Falange, y Pedro Pablo Peña, Jefe Nacional de Alianza Nacional iban a ser juzgados en Barcelona el 29 de octubre, acusados de delito de odio por sus discursos en el día de la Hispanidad de 2013. Por motivos relacionados con el Covid se suspendió el juicio ese día a la espera de una nueva fecha de celebración.

Entrevistamos a Pedro Pablo Peña que reflexiona brevemente sobre este nuevo atropello contra las libertades de los patriotas.

Ante la gestión criminal del PSOE y la crisis sideral que nos viene encima ¿no había otro tema en España más importante que juzgarles injustamente por un discurso de hace 7 años?

Los Tribunales son como perros de presa. Cuando muerden, no sueltan. Las causas penales tienen unos plazos de prescripción del hecho enjuiciado. Cumplido ese plazo, el presunto delito prescribe y ya no puede enjuiciarse. En nuestro caso, no se ha producido la prescripción, pero sí estamos ante unas dilaciones indebidas en el proceso, que deberán operar como atenuante muy cualificada.

Todo el proceso gravita sobre una cuestión: el derecho del Pueblo Español, como sujeto jurídico-político, para asumir la tarea de la defensa de España en el caso de que los Poderes Públicos hagan dejación de sus obligaciones constitucionales.

¿Qué cree que es lo que realmente molestó al Sistema de su discurso y del de Manuel Andrino para que se hayan cebado de manera tan desproporcionada con ustedes?

La Fiscalía sabe que nos asiste la razón, pero el Fiscal Jefe de los Delitos de Odio de Barcelona, antiguo militante de la ORT, quiere un Estado desarmado, que sea inoperante frente al Proceso secesionista. De ahí su odio a la Comunidad Patriota, que se reputa Vanguardia del Pueblo Español y que proclama que ejercerá la legítima defensa de la Nación Española, en el caso de que las Instituciones del Estado claudiquen.

Es paradójico que los Mossos de Escuadra les denuncien a ustedes y luego quienes les agreden con odio son de la extrema izquierda separatista...Es un escándalo que pidan tres años de prisión para ustedes y los que queman contenedores y agreden a policías salgan de rositas...

Los Mossos, como el CNP y la propia Guardia Civil, no son ya la Policía del Estado, sino de la Casta Política. En el caso de los Mossos, de la Casta Separatista catalana. Por eso, tragan con los ataques de la extrema izquierda y de los CDR, mientras persiguen con saña a los patriotas. Va en la nómina.

La llamada Fiscalía del Odio no es otra cosa que una policía política...

Efectivamente la Fiscalía de los Delitos de Odio es un Comisariado Político. La propia doctrina del llamado Discurso del Odio es una creación neomarxista de la Universidad de Berkeley.

¿Hasta cuando aguantaremos tanta ignominia?

Soportaremos esta represión hasta que nos organicemos e iniciemos la Ofensiva Cultural Patriota.