Estos dÍas, han ingresado los de Balnquerna

Por Eduardo López Pascual, de Falangistas ciezanos

 

      Claro que  no ha sido ella la que físicamente haya llevado a esos camaradas a las cárceles de España, sino por sentencia de un tribunal que, dicho sea de paso, tuvo que aceptar la decisión del Constitucional que denunciaba, o algo así, la evidente exageración en la condena firmada por el Superior de Madrid, que imponía penas de ocho o nueve años a la mayoría de los encausados en un proceso que se inició, ¡pasmo¡  en el año 2013

     Todo fue a resultas de la interrupción, por parte de esos falangistas, a un provocativo acto independentista, catalán, en plena capital de España Aquella acción, no se niega, tuvo algunos reflejos de impaciente violencia, reducida, eso sí, a unos pocos empujones  o a una estela- banderola separatista-, arrebatada y tirada al suelo. Un micrófono cogido a algún golpista directo o indirecto, y unos gritos reivindicativos por la Unidad de España.

       Y a eso, la fiscalía, tal vez orientada por el discurso correcto oficial, o por una insinuación más o menos abierta, calificaba aquel suceso menor, como delito de odio, pidiendo el máximo castigo contemplado en el Código  Una petición inspirada por una izquierda resentida. Y un gobierno pusilánime ante el procés opresivo de la Generalitat, en una confusa resolución que nos parece, es, absolutamente discriminativa, desproporcionada y auténticamente un ejercicio de persecución ideológica, solo explicada por el hecho de ser falangistas; sobre todo si se compara con las sentencias dadas con ocasión de otros actos similares o mucho más violentos, cometidos por miembros de todas las izquierdas, especialmente por las bandas de la utraizquierda radical y de elementos independentistas.

        Como ciudadanos en un Estado de Derecho, no aplaudimos la irrupción de Blalquerna, pero como españoles de a pié, exigimos primero que no se persiga quienes de buena fe luchan por la unidad de una patria una y libre, y segundo, que no se persiga de modo indiscriminado a los falangistas que en uso de su libertad, consagrada en la Constitución del 78, discrepan de una política territorial que nos lleva a la desintegración del Estado y la nación español.

     Cuando nos detenemos en la ambigüedad y muchas veces en el sectarismo de algunas sentencias, la verdad es que  poco nos queda por salvar en una justicia dominada por el poder político y aun más por la Fiscalía, sometida- se diga o no-. al criterio de un gobierno que, como el de ahora, se permite decir eso de ¿De quien depende esa institución¿. Toda una declaración de intenciones. Por ello,  desde Falangistas Ciezanos, que mantenemos nuestras reservas por el hecho de Blanquerna, mostramos nuestra solidaridad por los camaradas que exponiendo su futuro personal, han dado un paso  valiente en la defensa de la España unida y querida por la inmensa mayoría de sus ciudadanos.