Según el ministro Jose Luis Escrivá ,El Gobierno de España va a  hacer lo que haga falta para mantener el Estado de Bienestar.

Es el Gobierno de “lo que haga falta”, porque para mantenerse en el poder está haciendo justo esto, “ lo que haga falta”.

Tenemos al frente de nuestro país a unos dirigentes políticos que muestran su ineficacia en el ámbito económico, entre todos los demás.

España será la única economía de la UE que no habrá recuperado su PIB en 2022. En el Consejo de Ministros  de septiembre se mantuvo que el crecimiento que se esperaba para la economía española en este 2021 era del 6,5% y un  7% para el año 2022.

La Comisión Europea ha reflejado la gran incertidumbre en la que se encuentra la economía española y ha revisado a la baja las previsiones de crecimiento para España efectuadas por el Gobierno de Pedro Sánchez . Así, hemos pasado del 6,5% al 4,6% en 2021 y del 7% al 5,5% en 2022.

Si comparamos con otras economías europeas, decir que el PIB alemán será en el año 2022 dos puntos superior al 2019, el de Francia será casi dos e Italia se situará un punto por encima.

Según el comisario de Economía Europeo, al finalizar el año 2021 ,España se situará en más de 1,5 puntos por debajo del nivel del 2019.

El ministro Escrivá argumenta que ha sido  la propia Comisión Europea quien ha pedido que el sistema de pensiones español sea moderno, equitativo y sostenible.

Y para modernizarlo, la solución encontrada por el gobierno socialpodemita español es subir las cotizaciones sociales.

El Ejecutivo y los sindicatos han suscrito un pacto que contempla, entre el año 2023 y 2032, una subida de un 0,6% de las cotizaciones sociales que pagan los trabajadores y empresas( los trabajadores asumirán el 0,1%. )

Esta decisión se ha tomado sin tener en cuenta a la CEOE, lo cual no puede sorprendernos porque el  único diálogo que establece el Gobierno de Pedro Sánchez es con los independentistas y otros partidos políticos de origen reprochable para así poder mantenerse en la Moncloa.

Escrivá defiende que esta medida no afectará al empleo.

Garrido, vicepresidente de la CEOE, considera que la subida de cotizaciones implicará una pérdida de puestos de trabajo.

Es un sinsentido querer mantener un Estado de Bienestar sin diálogo.