Pedro Sánchez quiere a media España machacada, humillada y desaparecida. Con estos exacerbados calores dan ganas de morirse. Lo dice la portera, toda sofocada y tiene razón. No se puede trabajar así, ni pasear, ni hacer nada, ni siquiera pensar. Las noticias y la vida siguen en la misma tónica, cada vez peor y no se sabe adónde van a llegar. Asustan bastante porque la realidad no tiene nada de ficción. Lógico que si no se puede vivir den ganas de morirse. La carestía es insoportable como los impuestos y la propia vida social y política plagada de corrupción y malas intenciones. Revelan las pésimas voluntades de los administradores que sufrimos. La miseria acecha cada vez más cerca. De tanto tirar de la cuerda se tiene que romper el equilibrio que sostiene la existencia. Esto se salió de madre en todos los órdenes que ya son desórdenes. Lo empezó el hoy narco ZetaP ayudándose de la ETA criminal. Y el monstruo que tenemos dijo que lo tenía que superar. Lo social amenaza con una explosión y sus consecuencias. Venezuela ya está aquí. Y los mismos gobernantes también. Pero es que el perro de presa comunista cuando alcanza el poder y muerde ya no lo suelta, pase lo que pase. Y eso es lo que está pasando. El comunismo ya está aquí y no va a retroceder. El Maduro narcotraficante venezolano vino a Argelia a azuzarla contra España. Todo por la que lió la bestia de la Moncloa trayendo al jefe del Polisario y ocultándolo, sabiendo que es enemigo de Marruecos que acto seguido tomó las represalias de meternos un regimiento de jóvenes desarmados pensando en la reconquista. Luego fue a besarle el culo al sultán y regalarle lo que era tierra nuestra: el Sahara español. La política exterior va mal, pero la interior va peor. Adiós a la Paz. "Mientras Judas esté con vida no puede el Estado gozar de Paz", dice la Biblia.

El individuo salvaje que hace de presidente es el peor animal del reino. Obsesionado por destruir todo lo que huela a España, no hay por donde cogerlo, lo mismo que pasa con la actualidad por él generada. Jamás tuvo la primera palabra que sirviera para unir a los españoles. Todo lo contrario, sólo creó odio, división y mierda que es lo que trajo la izquierda con él a la cabeza. Los esfuerzos por eliminar a VOX del arco parlamentario no han cesado. Ahora con la tanqueta asturiana, Adriana Lastre y otros espectros diabólicos similares, dan un paso más; de impedirle gobernar si acaso ganara en las urnas. Dicen que si esto ocurre no lo permitirán porque quemarán antes a VOX, que no queda día que no reciba ataques que ya no son noticia. Hay unas amenazas de muerte claramente proferidas que no sé si han sido llevadas a la justicia. A la poca que queda.

La justicia y siguiendo la tradición no la respetan si no le es favorable. Lo hicieron, lo dicen y lo harán. Las amenazas para votar al PSOE en Andalucía el domingo 19J, son incesantes. Que se vote al corrupto partido por c. Y para evitar salir el lunes a incendiar la calle como la otra vez, añaden.

Por más que busques por donde intentar coger a la izquierda no lo encontrarás. Nos volverá a llevar a otra guerra civil, porque media España no se dejará matar. Si ya no hay justicia y vuelve a mandar el nuevo Frente Popular, bien sabemos lo que hacen. Si las fuerzas de orden público obedecen a Pedro Sánchez, el coleta cortada, a la tanqueta y a Enrique Santiago que está loco por asesinar a los reyes, ya sabemos lo que nos queda a los demás. ¿Adónde queda la democracia?