**La victoria de Ayuso abre grietas, que es de esperar se amplían, en las oligarquías PSOE y PP.  Posiblemente también en VOX, donde, en relación con la crisis de Ceuta, se han esbozado dos orientaciones distintas. Espinosa de los Monteros  ha explicado la crisis, al menos en parte, por un supuesto desprecio de España “a Estados Unidos, al Reino Unido, a los que tendrían que ser aliados suyos…”.  Esa supuesta alianza nunca ha consistido ni puede consistir en otra cosa que sumisión lacayuna. Abascal ha lanzado un mensaje de fondo muy distinto, y más acorde con la realidad: “Lo que opine EEUU, Marruecos o la UE me importa poco, España tiene capacidad de hacer muchas cosas que no está haciendo”. Y ese es el nudo de la cuestión.
**En tuíter tuve ocasión de replicar a un comentario de Espinosa en que se jactaba de su visión de futuro por educar a sus hijos en inglés. Ese “patriotismo de Spain” a lo de Esperanza Aguirre, no sé hasta qué punto defendido por Espinosa y otros, va a convertirse, lo quieran o no –y lo mismo la ley de memoria–, en problemas políticos de verdadera profundidad, por encima de la vocinglería y charlatanería que dominan hoy la política española, en pleno golpe de estado permanente.
 **La Robles, ministra de “defensa” y promotora de las leyes soviéticas de memoria”,  podría rivalizar con Mota en hacer chistes. Dice pomposamente que “España no admitirá ningún chantaje” de Marruecos. Y exige al pobre Mequetrefe  que apoye en lo de Ceuta al gobierno. El gobierno sostenido por separatistas, golpistas y terroristas.  Como por lo demás ha hecho siempre el Mequetrefe del Master, tras exhibir “duras” críticas a su amigo intelectual, el Doctor.  “Con España no se juega”, ha dicho la Robles. En Rabat deben de estar partiéndose de risa. También aquí nos partiríamos si no sufriésemos los efectos de la “entidad intelectual” de tan graciosos delincuentes. 
**Mensaje a los antifranquistas: “No conseguiréis derrotar a Franco, por mucha locura que os entre en la cabeza. En cambio amenazáis su legado: la unidad nacional, la reconciliación civil, la posibilidad de una democracia no caótica… Y lo hacéis como  frente popular reconstituido, alianza de hecho entre separatistas y totalitarios. No olvidéis la historia”