Buenas noticias para los madridistas. Los blancos han conseguido romper la racha de empates que venía encadenando en las últimas jornadas (cuatro consecutivos), con una contundente goleada en el Benito Villamarín que deja al Betis al borde de los puestos de descenso. En total, 1-6 para los de Zidane, que siguen la estela del Atlético de Madrid por el liderato de la tabla.

 

La primera mitad del conjunto blanco fue colosal, dejando al Betis desbordado. Ambos equipos se fueron al descanso con un 0-4 que reflejaba la contundencia del Real Madrid en el campo. Varane abrió el marcador en el 3’, seguido por Benzema en el 30’, Marcelo en el 38’ e Isco en el 44’. La segunda mitad supondría un mero trámite para los merengues, aunque Cejudo marcara el tanto de la honra para los verdiblancos en el 54’. Porque Isco logró su doblete particular en el 61’ y Cristiano Ronaldo, más de un mes después de su último gol en Liga, consiguiera el sexto para su equipo en el 77’.

 

Gustavo Poyet se echó toda la culpa del resultado, asegurando tras el encuentro que “si hay un responsable soy yo, algo tengo que cambiar”. De hecho, aprovechó su comparecencia para pedir perdón al público, que acabó solicitando su cabeza tras este resultado con gritos de “vete ya”. Porque el entrenador bético parece que aún no ha encontrado su sitio… aún no.