Entrevista a Diogo Pacheco de Amorim, ideólogo de Chega, fue el autor del programa electoral para el Legislativo 2019, de la “matriz ideológica” y de los “textos fundacionales” del partido, vicepresidente desde su fundación hasta su último congreso celebrado el pasado 30 de mayo y asesor de André Ventura en la Asamblea de la República. A lo largo de su intensa carrera política Pacheco de Amorim formó parte de los movimientos estudiantiles integracionistas que impugnaban la descolonización y defendían a Portugal y a las provincias de ultramar en su conjunto. Tuvo que exiliarse en Madrid durante los años convulsos de la Revolución de los Claveles y militó en el Movimiento Democrático para la Liberación de Portugal. Pasó por partidos como el Movimiento por la Independencia y la Reconstrucción Nacional, el CDS-PP, donde fue asesor del presidente y viceprimer ministro Diogo Freitas do Amaral, y Nueva Democracia, donde fue ideólogo con Manuel Monteiro.

El último congreso de Chega ha servido para reafirmar el liderazgo de André Ventura y para reorganizar el partido de cara a las elecciones municipales. El congreso contó con la presencia de Matteo Salvini. El líder de La Lega habló de unir partidos populares, conservadores e identitarios: “Mi sueño es reunir lo mejor de estas tres familias para hacer frente a los socialistas y comunistas y a los que están en contra de una Europa de los pueblos y de la libertad”. Chega y La Lega son miembros del grupo europeo Identidad y Democracia (ID).

Una reciente encuesta les otorga un 8,3% de los votos y les confirma como tercera fuerza política, solo por detrás de los conservadores y los socialistas. ¿En donde radica el éxito de Chega?

Este éxito radica en la capacidad de denunciar en voz alta todo lo que una gran parte de los votantes decía en voz baja por miedo al poder socialista y a lo políticamente correcto. De hecho, desde la revolución del 25 de abril no ha habido ningún partido verdaderamente conservador y liberal en la escena política portuguesa. Tanto el PSD como el CDS no son partidos verdaderamente conservadores y de derechas. Son partidos de centro-derecha, de origen socialdemócrata, y no se enfrentan al Partido Socialista porque comparten muchos de sus valores. Chega no comparte ninguno de los valores del área socialista y, por lo tanto, se encuentra perfectamente a gusto para poder ejercer una crítica frontal a esos valores y a los resultados de esos valores traducidos en políticas concretas que se aplican en Portugal desde hace 45 años.

En las últimas elecciones presidenciales obtuvieron sus mejores resultados en antiguos feudos comunistas. ¿Cómo explica este cambio a favor de Chega?

Una gran parte de ese electorado no es realmente comunista y votaba a los comunistas porque eran los únicos que denunciaban las situaciones de flagrante injusticia que los partidos del sistema creaban y mantenían. Chega denunció estas situaciones de forma más clara y decisiva que el Partido Comunista Portugués. A su vez, debido al apoyo que ha prestado en los últimos años al gobierno del Partido Socialista, ha acabado consintiendo medidas adoptadas por el gobierno que perjudicaban especialmente a los votantes más desprotegidos.

Su éxito ha puesto muy nerviosa a la izquierda y extrema izquierda portuguesa, que ha llegado a pedir en varias ocasiones su ilegalización.

Sí, están muy nerviosos porque, por mucho que intenten denigrarnos en los medios de comunicación, seguimos subiendo en las encuestas y no ven cómo pueden pararnos en la lucha política habitual en las democracias. Así que están tratando de utilizar los métodos que la extrema izquierda siempre ha utilizado en los países donde han adquirido una influencia decisiva: utilizar la maquinaria judicial en la que se han infiltrado.

¿Existe un intento por parte de los partidos del sistema de aislar a Chega?

Existe y de una forma muy clara: el intento de ilegalizarnos es uno de los frentes de ese intento. El otro es silenciarnos en los medios de comunicación y, cuando no lo consiguen, utilizar la mentira y la calumnia descaradamente.

La izquierda, como en España, pretende reescribir la historia. Quería preguntarle por dos asuntos, el fallecimiento del teniente coronel Marcelino da Mata, el soldado más condecorado de Portugal, y la propuesta del diputado socialista Ascenso Simoes de derribar el Monumento de los Descubrimientos.

Como en todas partes, la izquierda quiere reescribir la historia y lo hará si no conseguimos detenerlos. Para hacerlo la izquierda utiliza el dominio casi exclusivo que tiene de la maquinaria del sistema educativo público, de los círculos académicos, de las ciencias sociales y del mundo de la cultura. Es una situación que urge revertir con medidas políticas públicas contundentes y a la que daremos total prioridad cuando estemos en el gobierno.

Portugal volverá a las urnas en septiembre para las elecciones municipales. ¿Qué esperan de estas elecciones? ¿Dónde esperan obtener sus mejores resultados

Esperamos colocar alcaldes en todos los municipios del país, tanto a nivel de los municipios como, en la medida de lo posible, a nivel de las pedanías. Las elecciones municipales son muy importantes para arraigar en el país por todo el territorio y consolidar el apoyo demostrado a nivel nacional en las elecciones presidenciales. Esperamos ser el tercer partido en número de votos y esperamos obtener nuestros mejores resultados en las grandes áreas metropolitanas y en todo el territorio al sur del Tajo.

André Ventura ha señalado que Chega no va a ser la muleta del PSD. ¿Qué política seguirá Chega en los lugares donde sus votos sean determinantes?  

En estos lugares Chega tomará decisiones en función de cada caso. Pero las posibles coaliciones a realizar con el PSD dependerán siempre de que el PSD nos acepte en el gobierno de los municipios y de que la acción política en los mismos tenga en cuenta nuestras propuestas electorales más importantes.