**Los chanchullos entre PSOE, C´s y PP revelan una vez más la esperpéntica picaresca en que ha caído la democracia española por el intento de condenar u olvidar su origen en el franquismo.
**¿Qué decir de una jerarquía eclesial que con su silencio se hace cómplice de la profanación por unos delincuentes de la tumba de quien salvó a la Iglesia del exterminio? Esa jerarquía espera que pronto se olvide el crimen. No se olvidará.
**¿Qué decir de unos monárquicos que se han hecho los desentendidos ante la profanación de la tumba de quien trajo a España la monarquía actual? Que, como en los años 30, se condenan a sí mismos.
**¿Qué decir de una universidad, supuesta sede de la libertad intelectual, que promueve  una ley contraria a las libertades democráticas y muy especialmente a la de enseñanza, como es la de memoria “histórica”?  
**Qué decir de unos gobiernos que sistemáticamente, durante cuadro décadas, se dicen amigos y aliados de la potencia que invade nuestro territorio, que han alentado y financiado los separatismos, que han regalado “grandes toneladas de soberanía” a Bruselas, que han rescatado a la ETA de la ruina, que han promovido leyes totalitarias?
**¿Qué decir de unos jueces que han aceptado lustro tras lustro depender de los partidos en el poder?  ¿Que han aceptado que una delincuente sea ministra de justicia y después jefa de los fiscales, inspirada  también por otro juez delincuente? 
**Estas miserias y tantas otras resumen la “democracia plena”, con fraude desde el propio doctorado del presidente,  que padece hoy España.