Desde que está Sánchez en el poder la persecución a todo signo franquista es cada vez más descarada y repugnante. Se ve cada día en hechos concretos: el último atropello echar al propietario chino del bar franquista por motivos exclusivamente políticos.

Chen Xianwei popularmente conocido como el chino facha del bar Oliva en el Distrito de Usera en Madrid. Ahora denuncia que la empresa que le alquila el local le echa por su ideología. Xianwei está enfadado pero ha encontrado una solución: ha comprado el local de al lado.

 

Ha acudido a un abogado pero no tiene nada que hacer porque el contrato cumple a 31 de marzo. No obstante, el chino franquista también ha afirmado que para quedarse le han pedido un alquiler de 5.000 euros más IVA cada mes y ahora paga 1.700 euros.

Así que Chen Xianwei ha buscado una solución. Ha comprado, según cuenta en el citado diario, un local a 400 metros que es algo más pequeño.

La empresa propietaria del local asegura que el bar debe cerrar para poder hacerle al edificio las obras que exige el Ayuntamiento de Madrid desde hace años. Aseguran que no tiene pasada la ITE (inspección técnicas de edificios).