La Comunidad de Madrid ha actualizado el protocolo sobre salidas, visitas y actividad de las residencias de mayores con el objetivo de extremar las precauciones ante la subida de contagios por COVID-19 y conseguir que los usuarios, trabajadores y familiares que visitan estos centros en la región celebren las fiestas navideñas de manera segura.

Esta actualización, elaborada por la Dirección General de Coordinación Socio-Sanitaria y la Dirección General de Atención al Mayor y a la Dependencia y que ya se ha enviado a todos los centros, añade nuevas medidas y recomendaciones al protocolo vigente desde el pasado mes de octubre. Así, se mantiene la posibilidad de que los residentes reciban visitas de los familiares sin limitar el número y duración, pero se insiste en que tanto éstos como los usuarios y el personal utilicen en todo momento la mascarilla y mantengan la distancia de seguridad entre grupos distintos.

También se recomienda que los familiares, especialmente si no están vacunados, se realicen un test de antígenos antes de acudir a las instalaciones, y que se limiten al máximo las actividades navideñas internas de los centros que requieran de la participación de personas ajenas a las instalaciones..

Respecto a las salidas y vacaciones de los residentes, se pide que limiten en la medida de lo posible las interacciones sociales y respeten las recomendaciones generales (mascarilla, distancia social, lavado de manos) durante su estancia fuera del recurso. Además, a la vuelta deben aportar una prueba de diagnóstico (PCR, test de antígenos o autotest) negativa realizada dentro de las 72 horas previas a su regreso.

Los centros deben seguir valorando el estado de los visitantes a su llegada a las instalaciones y, además, intensificar los cribados que realizan periódicamente a su plantilla y que hasta ahora eran quincenales. Así, se recomienda realizar un test semanal a los trabajadores no vacunados y dos o tres pruebas cada siete días a los que no tengan pauta de vacunación.