La unidad monográfica de atención integral a pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal del Hospital Clínico San Carlos ha sido reacreditada como 'Excelente' por Bureau Veritas Iberia, certificando que ha superado el 96% del grado de cumplimiento de los indicadores de estructura, procesos y resultados para la atención integral a pacientes afectados por dicha patología. Creada en el año 2000, esta unidad, integrada en el Servicio de Aparato Digestivo, ya fue acreditada como 'Excelente' en 2018, siendo una de las primeras de España en ofrecer a los pacientes una atención continuada, integral y de calidad en el manejo homogéneo y avanzado de la enfermedad inflamatoria intestinal por parte de un equipo de médicos y enfermeras con dedicación exclusiva a estas patologías que incluye apoyo emocional a pacientes y familiares. Con la recertificación actual de la unidad, se confirma el mantenimiento de unos elevados estándares de calidad, superando en más de un 96% los requisitos necesarios para obtener la calificación de excelente para el tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal que abarca patologías como la colitis ulcerosa, la enfermedad de Crohn y la colitis indeterminada que, dado su carácter crónico, precisan de un seguimiento permanente por parte de los profesionales sanitarios.

Uno de los puntos fuertes de la unidad es la atención integral al paciente, que implica un alto compromiso y coordinación con el resto de profesionales sanitarios implicados en la atención a pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal, así como el seguimiento que se hace desde la unidad de los pacientes hospitalizados y el acceso libre que tienen los pacientes “de consultar a sus especialistas cuando lo necesiten, sin necesitar cita previa, tanto si presentan un agravamiento de su enfermedad como si tienen cualquier duda que resolver, permitiéndoles que su brote sea tratado precozmente en el caso de empeoramiento, tanto telefónica como presencialmente”, explica el responsable de la unidad, Carlos Taxonera.

Este recurso es valorado muy positivamente por los pacientes, dado que el 95,5% considera satisfactoria o muy satisfactoria la posibilidad de contactar con los profesionales de la unidad por medio de llamadas telefónicas. Durante la pandemia, el 98% de las consultas programadas presenciales se convirtieron en telefónicas manteniendo la calidad de la atención a los pacientes, con las que se siente satisfecho el 94% de los pacientes atendidos en la unidad. La medicina orientada hacia el paciente que se practica en esta unidad ha evolucionado hacia la telemedicina, duplicando las consultas resueltas por teléfono por los médicos y enfermeras, que en 2020 ascendió a 4.252 pacientes, tendencia que se mantiene en 2021.

Tasa de hospitalización del 1%, una de las más bajas a nivel internacional

Esta unidad es una de las de mayor volumen de actividad de España en su especialidad, con aproximadamente dos mil pacientes atendidos al año. Uno  de sus objetivos es evitar los ingresos hospitalarios y las visitas a urgencias consiguiendo que en 2020 sólo precisaran ingreso el 1% de los pacientes seguidos en la unidad, tendencia que se mantiene en 2021. Estas tasas de ingreso son de las más bajas de la literatura médica mundial, lo que permite alterar lo menos posible la calidad de vida de los pacientes.

Además de la gran actividad asistencial que realizan, los profesionales de esta unidad mantienen una elevada producción científica con 145 artículos indexados en áreas como las terapias biológicas en la colitis ulcerosa y la prevención de tuberculosis en pacientes que reciben terapia biológica, entre otras. Entre los trabajos científicos publicados sobre COVID-19 en enfermedad inflamatoria intestinal destaca la descripción de casos con la diarrea como único síntoma, lo que puede confundirse con un brote de la enfermedad inflamatoria intestinal.

La unidad de enfermedad inflamatoria intestinal del Clínico San Carlos participa en varios ensayos clínicos para el desarrollo de fármacos y también en un programa de desarrollo clínico de células madre de tejido adiposo para curar las fistulas perianales en pacientes con enfermedad de Crohn.