Francisco Javier Barroso, contertulio en La Mañana de la 1. TeleEspantosa. Pasado 13 de agosto." He visto muertos en la calle.  No he firmado certificados de defunción, no he tenido esa suerte". Te descojonas con esta chusma perrodística. Le sale la parte esquizo cuando viene un médico honrado, Luis de Benito, Hospital de El Escorial, Madrid  y, con un par de zascas, te revienta toda la farsa de la "segunda ola". Y, de paso, demuestra lo "tontos" que son los propios caballeros de la prensa. Y desnuda, clarividente,  a la inmensa mayoría de los médicos y sanitario. Unos cobardes hijos de puta. Dicho por lo sutil y fino.

Sudar las bragas

La cara de la presentadora, Mamen Asensio, un fascinante poema. Comienza “¿Exactamente cuál es la situación, es preocupante?”. Respuesta del galeno. “Pues no, yo no sé a qué hospitales preguntáis. Es cierto que se está notando un repunte en el número de ingresados, pero la semana pasada en el hospital de El Escorial no había nadie, ayer había tres y tenemos unas 120 camas. Es decir, no me parece un porcentaje de saturación”. A la presentadora le sudan hasta las bragas. Elucubra. "Me voy al puto paro por culpa de este cabrón". Touchè, don Luis.

Hacia el próximo secuestro domiciliario

Prosigue el Dr. Luis de Benito asombrando, dejando a todos patidifusos, cojonudo aguafiestas, dinamitando la pantomima de la "segunda ola" del pánico- todavía más-inducido. Su rostro, al contrario que el de Mamen, desbordando sinceridad y socarronería. "A los pacientes estamos por verlos porque verlos, verlos, no los hemos visto. No, por lo menos como en primavera". Y, clave, cuestionando la eficacia y seguridad de la futura vacuna. Y su sentido. Asevera que "si se está contagiando tanta gente, ¿para qué va a hacer falta tanta vacuna?". E, instante culmen, denunciando a los arrastrados y manipuladores mass-mierda, ya que "estratégicamente, interesa un confinamiento". Vean y disfruten. En fin.