Pero lo primero que hay que tener en cuenta es todo lo que se puede cocinar en una barbacoa… ¿sabías que hay cuatro tipos de cocción? Y cada una de ellas te permitirá disfrutar de un tipo de comida y si los conoces y pones en práctica será cuando disfrutarás de una buena comida y descubrirás que ya nunca más volverán a quedarse crudas las salchichas o evitar que el carbón humee cuando no debe porque le está cayendo el jugo de lo cocinado encima.

COCCIÓN DIRECTA

Específica para cocinar cosas rapiditas cuya cocción no supere los 25 minutos en la de carbón (salchichas, costillas, brochetas). El carbón ha de colocarse rellenando toda la parrilla de la parte inferior de la barbacoa justo debajo de los alimentos y con la tapa cerrada para evitar llamaradas repentinas. Se da la vuelta a los alimentos una sola vez.

En el caso de las de gas es lo mismo y permite asar los alimentos conservando los jugos.

Un truco es colocar debajo de la pieza que estemos asando, una bandeja de aluminio (reutilizable) en la que coloquemos unas patatas que se irán asando con el jugo que suelte la carne de arriba.

COCCIÓN INDIRECTA

En esta opción, se coloca el carbón en los laterales del interior de la barbacoa, pero no a lo largo del perímetro.  Y en caso de ser una barbacoa de gas, bastará con encender los calentadores delanteros y traseros y colocar los alimentos en el centro de la parrilla. En ambos casos el aire caliente circulará como en un horno y se cocinará uniformemente.

Es la modalidad perfecta para aves, caza y platos delicados como pescado o verduras.

Para que quede el carbón perfectamente ubicado hay recipientes especiales para colocar el carbón en los laterales.

COCCIÓN 50/50

En esta ocasión pondremos el carbón ocupando la mitad de la parrilla inferior, como un semicírculo y en el caso de ser rectangular, ocupando la mitad de esa superficie. De esta manera podemos cocinar a la vez dos tipos de cocción: en la mitad de la parrilla que está encima del carbón, las cosas más rápidas y en la otra mitad, lo que necesite más tiempo.

COCCIÓN EN CÍRCULO.

De nuevo es necesario colocar la tapa y en esta ocasión sí que ponemos el carbón a lo largo de todo el perímetro de la parrilla inferior. En esta posición podemos asar pizzas o cualquier tipo de masa: bizcochos, empanadas

Y para cualquier tipo de comida que hagamos podemos añadir aromatizantes a la hora de cocinar, pero no se trata de poner nada en los alimentos, si no dentro de la barbacoa y nunca encima ni mezclado con el carbón. Estos aromatizantes han de colocarse en un recipiente especial que hace de ahumador y que se coloca a un lado. Los aromatizantes  hay que humedecerlos previamente a su uso sumergiéndolos en agua 1 hora antes. Después se escurren y se colocan en el ahumador.