Las rosquillas nos recuerdan a nuestra infancia , a las abuelas y a las madres. Se pueden tomar tanto para la merienda como para el desayuno.
Hay un montón de sabores y diferentes formas de prepararlas.

Estas son de ralladura de limón aunque podemos sustituirla por la de naranja. Y la nata que le incorporamos , además, de sabor le aporta mucha jugosidad,por lo que estarán blandas durante varios días.

Con esta masa salen un montón de rosquillas para disfrutar con toda la familia y los peques nos pueden ayudar a darle esa forma redonda con el agujero en el centro .

Ingredientes

200 ml. de nata líquida
100 gr. de azúcar
2 huevos
Ralladura de un limón
16 gr. de levadura química
500 gr. de harina
Aceite para freír
Azúcar para rebozar

Preparación

1. En un bol integramos la nata, huevos , azúcar y la ralladura de un  limón.

2. Añadimos los ingredientes secos que son la harina y la levadura.

3. Amasamos hasta conseguir una masa integrada.

4. La dejamos reposar 15 minutos.

5. Le damos la forma a nuestras rosquillas.

6. Freímos las rosquillas en aceite, hasta que estén doradas.

7. La pasamos a un plato con papel absorbente. 

8. La rebozamos en azúcar. 

¡LISTAS PARA DISFRUTAR!