“No somos perfectos” y en materia de sostenibilidad, menos. Nos necesitamos unos a  otros. Con esta base ha tenido lugar una nueva propuesta de Imperfectxs. El nuevo proyecto de cocina colaborativa, sostenible, del chef estrella Pepe Solla.

Alta gastronomía para una inmensa minoría, como reza su lema. Porque juntos, sumamos, somos más fuertes. La colaboración como acto de generosidad es primordial y necesaria. “Son las personas de sí. La cocina es pura química, produce una reacción positiva”, como reconoce el chef durante la segunda masterclass realizada en el marco de la Casa Encendida. 

Pero para alcanzar ese estatus de calidad es obvio que hay que partir de unos buenos cimientos, rodearse de un gran equipo no solo profesional que aporte. “Con conexión, todo es más fácil”. Y sobre todo, de un excelente producto, como punto base de una buena andadura.

Hay que aportar la diferencia. En cocina las técnicas son universales. Todo el mundo sabe cómo hacer una cosa u otra. Está ahí.  Es el entorno, lo que nos rodea y sus productos los que marcan esa distinción.  “Es como una fermentación”. No se ve, pero determina el resultado final.

“El valor son ellos, yo no soy bueno” reconoce en su humildad el cocinero de Poio (Pontevedra), y traslada el éxito al merito profesional y al valor en el tiempo, la longetividad, y el sentido de la palabra Casa, como la suya, una sede de todos. “Hacemos las cosas para la gente que viene a vernos, y queremos que se sienta a gusto, como en casa, y tienes que ser generoso con ellos.  No van por necesidad, sino porque les apetece disfrutar de algo distinto”.  Afirma el chef escuela de Ferrán Adriá.

Previo al showcooking, al diálogo se sumaron, video y presencial, algunos de sus afines colaboradores, pequeños productores de Galicia, como la ceramista Ana Tenorio,  que destacó “la serenidad que aporta el cocinero para que todo fluya”, el horticultor Santiago Pérez y la recuperación de un maíz puro ancestral, Moctezuma, o Xuxo Mazaira en representación de la premiada quesería de Chantada (Lugo) Airas Moniz, junto a Goreti Castro responsable del proyecto en Hijos de Rivera, en la elaboración de estos artesanales quesos con diferentes variedades de lúpulo. Carta  abierta donde cada uno expuso su contribución y el porqué de su aportación a este proyecto de cocina colaborativa sostenible apoyado por Estrella Galicia 1906, en el que también se encuentran el pescador Roberto Rodríguez, el cantante Xoel López o Daniel Guzmán chef y presidente de grupo Nove.  Y es que la suma de cada uno de ellos es el éxito de todos.

 César Serna