La Comunidad de Madrid va a poner en marcha este verano un estudio de seroprevalencia que permitirá contar con un mapa serológico de los más de 50.000 residentes y 20.000 profesionales de los centros socio-sanitarios, tanto públicos como privados de la Comunidad de Madrid, es decir un total de 70.000 personas.

El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, durante su comparecencia en el Pleno de la Asamblea, ha subrayado que se trata de un estudio,  pionero en Europa, cuyo objetivo es poder identificar los cambios en la prevalencia de la infección, de manera que se puedan adoptar las medidas ante nuevos brotes de COVID-19.

También ha destacado que se emplearán las técnicas de quimioluminiscencia para la detección de IGG, o la técnica de PCR para los casos indicados. La prueba volverá a repetirse en tres o cuatro meses. Este estudio viene a ampliar el estudio sobre la inmunidad frente al COVID-19 de mayores y trabajadores de residencias que se ha realizado en los 13 centros residenciales del área de influencia del Hospital General Universitario Gregorio Marañón.

Ruiz Escudero ha asegurado que la Consejería de Sanidad ha estado presente en las residencias antes, durante y después del COVID-19, tanto con los profesionales de Atención Primaria, por tratarse de los domicilios de nuestros mayores, como a través de los Servicios de Geriatría de los hospitales de referencia, y de los profesionales de Salud Pública. “Prueba de ello es que el SUMMA ha realizado un total de 35.800 traslados de mayores de 70 años, de los que más de 11.000 eran desde residencias a hospitales”, ha subrayado.