Les recuerdo, sucintamente. Tres mafiosas de FARMAFIA. AstraZeneca (Universidad de Oxford), Pfizer y Moderna, en la denominada fase 3. Y un grupo de cobayas se deja chutar la mierda de dichos mafiosos. Poco después comienzan a desarrollar, obvio, funesta sintomatología tras participar en los ensayos clínicos de los prototipos.

Vacunas, inútiles y muy dañinas para la salud

Se informó la semana pasada que varios pacientes implicados en ensayos de Moderna y Pfizer-BioNTech habían experimentado efectos secundarios graves, incluida mielitis transversa, deterioros neurológicos y hasta se produjo el caso de un voluntario que “temblaba con tanta fuerza que se partió un diente después de recibir la segunda dosis". Sic

Los "afectados", en ese sentido, forman parte del estudio que realiza Moderna y otros dos de los ensayos que lleva a cabo Pfizer. Y, surge, súbito, valiente, Luke Hutchison, la única de las puteadas ratas de laboratorio que ha accedido a dar su nombre, refiriendo cómo fueron las horas posteriores a recibir la inyección.

Tras una primera dosis, se sintió mareado, permaneciendo varios días con una fiebre continuada pero leve. Sin embargo, unos días después, le cascan una segunda dosis del fantasmal Sars-Cov-2 que le provocó mayores complicaciones de salud. Ocho horas después de recibir el prototipo, estaba en cama con falta de aire, alta fiebre, temblores, escalofríos y dolor de cabeza.

Astrazeneca incluso tuvo que detener sus ensayos

No es la primera complicación que aparece. La Universidad de Oxford y la Astrazeneca ya tuvieron que detener temporalmente los ensayos de su vacuna por serias complicaciones de salud de sus voluntarios.

Tras recibir las inyecciones, hasta dos personas llegaron a desarrollar síntomas compatibles con la mielitis transversa, un trastorno neurológico que menoscaba las células nerviosas, La mafia médica tuvo que parar momentáneamente los estudios masivos en Reino Unido, Brasil y Sudáfrica para analizar las contraindicaciones. Pero. Finalmente, - la pela es la pela, el poder es el poder-  prosiguieron. La que nos espera si no reaccionamos ante las vacunas yanquis. O no yanquis. En fin.