El Hospital Universitario Infanta Sofía ha sido galardonado en la 19 edición de los Premios Profesor Barea que cada año otorga la Fundación Signo, con el objetivo de reconocer la labor de personas e instituciones que con sus proyectos o experiencias novedosas han supuesto una mejora en la gestión y la salud.

Este año el primer premio en la categoría de desarrollo profesional para la mejora de la atención sanitaria, ha recaído en el programa de atención continuada y de coordinación de Residencias del Hospital Universitario Infanta Sofía a propósito de la pandemia Covid-19. En la zona de influencia del hospital residen unas 4.000 personas mayores distribuidas en 53 centros residenciales. Para dar respuesta a las necesidades asistenciales condicionadas por la primera ola de la pandemia por Covid-19, se formó un equipo multidisciplinar del hospital coordinado por Geriatría y se estableció un plan de atención continuada y de coordinación con los centros residenciales.

El programa incluye consultas telemáticas programadas además de interconsultas con el Servicio de Urgencias, en Servicios Médicos o Quirúrgicos de pacientes institucionalizados y se orientan los traslados desde los centros residenciales al hospital mediante una exhaustiva valoración geriátrica integral desde el punto de vista clínico, funcional, mental y social. El primer accesit en el apartado de Transformación de Procesos y Progreso Tecnológico, ha sido para el programa PRICCIS de manejo de Insuficiencia Cardíaca Crónica Infanta Sofia, que ofrece un manejo integral y personalizado del paciente con edad avanzada, patologías complejas, comorbilidad e ingresos frecuentes.

Facilita un mayor conocimiento de los síntomas y signos de alarma, un régimen flexible de diuréticos y medidas higiénico-dietéticas que mejoran el pronóstico de la enfermedad. Es de especial relevancia una atención cercana y personalizada en la que es primordial la labor que realiza la enfermería.

El programa ofrece atención a demanda, por teléfono y presencial, siempre que el paciente lo requiera, así como un seguimiento estructurado telefónico que asegura la adherencia y previene posibles descompensaciones. La atención precoz a esas descompensaciones con tratamiento ambulatorio en el Hospital de Día, evitando el ingreso, además de la atención integral que supone la visión del internista no sólo de la insuficiencia cardiaca sino de las complejas patologías q acompaña a estos pacientes, han sido las claves del éxito de su funcionamiento.

Los proyectos ganadores han sido seleccionados entre más de 60 trabajos presentados y tras una evaluación técnica realizada por un jurado profesional. Los premios profesor Barea son referente en el sector sanitario.