Los pacientes oncológicos que se encuentran en tratamiento activo en el Hospital Universitario del Henares pueden retomar los talleres de bienestar que se realizan en el propio centro hospitalario ofrecidos por voluntarios de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), que se venían realizando antes de la pandemia de COVID-19. Además, se añaden dos actividades más: informática y mandalas.

Estas actividades se engloban dentro de los programas de humanización del Hospital del Henares gracias al acuerdo firmado con la AECC para el ocio y distracción de los pacientes con cáncer. Se trata siempre de actividades placenteras que potencian el bienestar de los pacientes y su red social, de manera que pueden afrontar su nueva situación desde una perspectiva más positiva. Aportan otros ambientes, otras actividades y otros contactos a la vida del paciente lo que les ayuda a afrontar su enfermedad.

La jefa de Servicio de Oncología, Dra. Carmen Perezagua, nos explica por qué son importantes estas actividades: “Los talleres tuvieron mucho éxito antes de la pandemia y en cuanto la situación sanitaria nos lo ha permitido hemos querido retomarlos. Los pacientes intercambian experiencias en ellos y eso facilita la vivencia de la enfermedad además de que aceptan los tratamientos oncológicos de una manera más positiva y relajada”.

Para el Servicio de Oncología del Hospital del Henares, la humanización del espacio de Hospital de Día y de los tratamientos es fundamental. La Dra. Perezagua explica: “Son pacientes que acuden muchos días al hospital y pasan mucho tiempo con nosotros. Tenemos que hacérselo más fácil”. Por este motivo, se está trabajando en esta línea humanizada y en incorporar nuevas actividades que les aporten bienestar.

Talleres para todos

En concreto se realizan talleres de manualidades, maquillaje, informática y mandalas. El nuevo taller de informática se realiza en la sala de informática del hospital y tiene como objetivo enseñar nuevas herramientas de comunicación online a los pacientes. El taller de mandalas, también nuevo, pretende trabajar la concentración, la memoria y la atención; cualidades que a veces se ven afectadas por los tratamientos médicos.

Estos talleres se realizan una vez a la semana por separado, en horario de mañana, y tienen una duración de sesenta minutos. La asistencia máxima es de diez pacientes por sesión y actividad, para que se forme un grupo amplio que permita la interacción entre ellos, pero tampoco muy extenso para que sea manejable por el animador voluntario.

Los pacientes que asisten a los talleres son derivados por enfermería, por el equipo de oncólogos del hospital o por la información colocada en la sala de espera de Hospital de día. Para inscribirse, hay que acudir al despacho de la AECC ubicada en el Hospital de Día, en la primera planta del hospital.

El objetivo de todos ellos es que puedan relajar tensiones, estimular su autoestima y despertar las herramientas necesarias para embellecer su vida tras el diagnóstico de su enfermedad.