Las clafoutis son unos de los postres más deliciosos y fáciles que podemos preparar, ya que solo es cuestión de batir unos pocos de ingredientes, aromatizar según nuestros gustos añadir cualquier fruta, especialmente la de temporada, y servir tal y como salen del horno, aunque por supuesto las podemos disfrutar frías.

Ingredientes

  • 4 nectarinas
  •  100 gr. de harina
  •  100 gr. de azúcar morena
  • 4 huevos
  •  200 ml. de nata líquida
  •  50 ml. de leche
  •  50 gr. de mantequilla
  •  1 cdta. de extracto de vainilla.

Elaboración

En un bol batimos los huevos, añadimos la leche, la nata y la vainilla líquida, batimos hasta integrar, continuamos y añadimos la mantequilla, que previamente habremos derretido y la añadimos a la mezcla, continuamos batiendo hasta que nos quede todo uniforme.

Ahora añadimos la harina junto con los dos tipos de azúcar y batimos hasta obtener una masa lisa y homogénea. Reservamos.

A continuación cortamos la nectarina, yo suelo cortar una de ellas en trozos cuadrados pequeños y la otra la lamino para cubrir la capa superior. Reservamos.

En un molde o varios, según si hacéis versiones individuales previamente engrasado con mantequilla, ponemos unos pocos los trozos de nectarina cortado en dados, vertimos encima la mezcla y luego pondremos el resto de la nectarina laminada

A mí me gusta rociar con un poco de azúcar morena sobre la fruta antes de hornear, pero esto es algo opcional.

La meteremos en el horno precalentado a 180º y lo dejaremos unos 35 min. o hasta que pinchéis con un palito y veáis que sale limpio, de todos modos es fácil os daréis cuenta porque adquiere un tono dorado una vez cocinada.