La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha decidido el repliegue de la actividad asistencial a pacientes ingresados por la COVID-19 en el hotel sanitarizado Vía Castellana. Este hotel fue reabierto en la segunda ola de la pandemia por coronavirus en la región, cuyo centro sanitario de referencia es el Hospital Universitario La Paz.

Esta decisión responde a la mejora en la evolución de contagios y hospitalizaciones por COVID-19 en la Comunidad de Madrid, por lo que, en orden a una gestión más eficiente de los recursos existentes, se ha planificado su cierre parcial. Este centro, que ha dejado de atender pacientes, tiene una capacidad de 222 camas y mantendrá una parte de sus instalaciones preparadas como hotel sanitarizado hasta finalizar el año 2020, por si fuera necesaria su reapertura.

El Servicio Madrileño de Salud –SERMAS-, ha ampliado en 507 camas su capacidad de asistencia sanitaria, 222 en el hotel Vía Castellana, 164 en el hotel Ayre Gran Colón, cuyos servicios sanitarios corresponden al Hospital General Universitario Gregorio Marañón, y 121 pertenecientes al hotel NH Leganés, con asistencia sanitaria dependiente del Hospital Universitario Severo Ochoa de Leganés.

Tras el repliegue del hotel Vía Castellana, la Comunidad de Madrid sigue contando con 285 camas de atención sanitaria en estos recursos, para pacientes, y personas establecidas por la Dirección General de Salud Pública para que guarden aislamiento por contacto estrecho con positivos en COVID-19.

Una iniciativa pionera de la Comunidad de Madrid, la atención sanitaria en hoteles, por la que se han interesado diversos servicios de salud de varios puntos del mundo. Esta estrategia de planificación sanitaria ha contado desde el principio con la colaboración de la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid.

Desde la Dirección General de Investigación, Docencia y Documentación de la Consejería de Sanidad, coordinadora del programa de hoteles sanitarizados, se han establecido los nuevos protocolos y procesos de derivación de pacientes de los centros sanitarios y aquellas personas que necesiten guardar aislamiento.