Ayer les hablaba del morrocotudo asunto de tres patentes que consistían en un método para testar el covid-19. El problemilla, obvio. Dicho sistema de diagnóstico fue registrado hace ¡cinco años! en el caso de la primera patente (holandesa) y tres tacos en el caso de las otras dos. Ni hace un lustro, ni hace tres años, nadie había oído hablar de "covid-19". ¿Profetas? Mejor dicho, tres veces profetas. Un poquito difícil.

Y mucho antes, hace una docena de años, 2008, Peking Union Medical College Hospital. Investigación publicada y co-financiada por la Comisión Europea sobre dos coronavirus: SarS-CoV2 y SarS-CoV3. Eso sí, recuerden la versión oficial del actual coronacircus: el SarS-CoV2 (covid19) apareció por vez primera en 2019.

Datos del estudio

Publicado en Journal of Clinical Microbiology (Sociedad Americana para Microbiología). Mayo de 2008. Se titula RNAse-Resistant Virus-Like Particles Containing Long Chimeric RNA Sequences Produced by Two-Plasmid Coexpression System( Partículas similares a virus resistentes a la ARNasa, que contienen secuencias largas de ARN quimérico producidas por el sistema de coexpresión de dos plásmidos). En ese sentido les aclaro que la ARNasa es una enzima que facilita la descomposición del ARN en oligonucleótidos y moléculas más pequeñas.

El estudio es bastante complejo, se lo advierto. Les destaco lo más relevante. Se trata de buscar " buenas candidatas como controles y estándares de ARN en la detección de virus ARN". Ese es el objetivo. Y estima, en ese sentido, que "las partículas similares a virus no infecciosas resistentes a la ARNasa que contienen secuencias de ARN exógenas (ARN blindado) " devienen las más idóneas.

¿Y qué es un ARN blindado? "En este estudio, describimos un método para producir ARN blindado. El ARN blindado es un complejo de proteína de la cubierta del bacteriófago MS2 y ARN producido en Escherichia coli mediante la inducción de un sistema de coexpresión de dos plásmidos en el que la proteína de la cubierta y la maturasa se expresan a partir de un plásmido y la secuencia de ARN diana con el tallo-bucle de MS2 modificado (sitio pac) se transcribe a partir de otro plásmido".

Y aparece, hace once años, el Sars-Cov-2

Y todo el resto del estudio es la forma de obtener ARN blindado. Y, ahora, presten atención a los fragmentos de genes que contiene dicho ARN. "Un L-RNA blindado 3V de 2248 bases que contiene seis fragmentos de genes: virus de la hepatitis C, coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV1, SARS-CoV2 y SARS-CoV3)".

El resto del estudio, utilizando la celebérrima PCR. Y les recuerdo, otra vez. La reacción en cadena de la polimerasa (PCR) es una técnica utilizada para amplificar secuencias de ADN. Y la RT-PCR (reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa), variante de la misma PCR. En la RT-PCR, se retrotranscribe una hebra de ARN en ADN complementario (ADNc) utilizando una enzima llamada transcriptasa inversa, y el resultado se amplifica mediante una PCR tradicional. Y lo tantas veces repetido. La PCR amplifica muestras genéticas, pudiendo encontrar cualquier cosa con la debida amplificación de datos.

El inquietante Sars-Cov-3

En el estudio chino que les cito se llegaron a realizar hasta cinco rondas de amplificaciones con la PCR. Y en todos los casos, con los "denominados" ¡en 2008! Sars-Cov-2 y Sars-Cov-3. Por cierto. ¿Qué narices pasa con el SarS-CoV-3? ¿Será el “causante” del próximo truño mundial? ¿Otra PLANDEMIA? ¿Falso como el actual? ¿O real? En fin.

https://jcm.asm.org/content/46/5/1734