España y Francia mantienen, o intentan mantener, una excelente y cordial relación como país vecino que son, pero a la hora de apostar por lo suyo, despliegan toda su artillería y tratan de mostrar lo mejor de sí. En el terreno del vino, no es menos.

Hablamos de un bodega con arraigo  a coté Bordeaux, al lado de… Pero sin querer ser. En Lalande de Pomerol. Su vino se produce desde hace ya 50 años, siendo una auténtica referencia vitivinícola en la región.  Con una formula casi ancestral, matemática. Realiza un escrupuloso computo entre el reparto de variedades, proporción del viñedo y la botella final. Con una elaboración tradicional, a la vieja usanza.

“Levar este negocio al siglo XXI  es un privilegio”. Reconoce una de sus responsables. Christine de la Guéronniêre  En Néac, en pleno corazón de L´Aoc Lalande de Pomerol,  el vino se recoge, en esencia, gracias a su particular manera de elaboración clásica, seguida desde hace ya cuatro generaciones, con todo el sabor de la fruta recién exprimida, a lo largo de las cinco hectáreas que componen el viñedo solera.  Dando un carácter de excelente convicción.

La tierra y el saber hacer se convierten entonces en cómplices en la copa de toda una herencia familiar, trabajada allende por su padre. Que recoge la mineralidad del terreno, con su juste aporte de regadío, como si de un perfume intenso se tratara, manteniendo el espíritu de una agricultura sostenible.

De la mano de Severine Pottier, amable distribuidora, sobre mesa tres apasionadas creaciones: Cháteau Chatin, Cháteau La Galante y Cháteau L´Annonciation.

Hablamos, el primero, de un vino tinto, elaboración Cuvée Burdeaux con crianza 18 meses, 12 en barrica, resto en botella, de variedad Cabernet Franc 15%, Cabernet Sauvignon 15% y Merlot  70%. Empleo de la misma prensa desde 1900

Vino de capa media, con ribete y reflejos teja, anaranjados. Brillante, limpio  Con aroma a fruta negra madura, a higos secos, notas de bollería, brioche, vainilla. Complejo y agradable. Envolvente y equilibrado

Mejor calidad a un precio menor. La Galante Destellos de luz con un intenso aroma a fruta roja, que absorbe su color,  con nota de especias, vainilla. Bien estructurado en el paladar, redondo y amplio, se abre a cada sorbo. Perfecto para acompañar cordero, carnes asadas y quesos tipo Cheddar

L´Annonciation Saint Emilion Grand cru, de producción pequeña, con vid en espaldera y sobre arenas y depósitos de grava, aluviales.  Coupage Merlot, Cabernet Franc y Cabernet Sauvignon  85%- 10%- 5% , de intenso color rubí violáceo  que recuerda a frutos rojos y negros , fresas, moras, a caramelo , con notas de pimienta, algo herbáceo, con taninos muy presentes, y una acidez media, largo y agradable en boca. Uno de los más populares de la región. Un básico.

Y es que Merlot, Cabernet Franc, Cabernet Sauvignon o Malbec son algunas de las variedades escogidas, con precisión, por las expertas manos de los vendimiadores para elaborar estos caldos, en su mayoría coupages y otras monovarietales, dando exclusividad a la uva con todo el canto extraído de sus aromas.

Vinos que acompañan, el descorche de un acto social, un buen banquete, el cierre de un acuerdo laboral. Un buen bouquet que se deja llevar, que invita a seguir como se pudo comprar en la pasada Experiencia Verema celebrada en Madrid. La cita para los profesionales del canal Horeca (restauración, sumilleres,  distribución, importadores) y amantes del vino.

Una bodega que trata de preservar, a través de sus vinos, la armonía con el entorno que les vio nacer.  Que huye de los grande corseé, etiquetas reconocidas a simple vista. Por tanto no seamos a veces tan nuestros y demos una oportunidad, de vez en cuando, a lo de fuera, a lo desconocido hasta el momento, a otras formas de elaboración para no perder esa cordial relación, porque el gusto no entiende de fronteras. También hay cosas buenas más allá de los Pirineos.

Texto de César Serna.