Enciende el silencio y sus enigmas, incuba letras escarchadas que bucean por el fondo del alma anclada al presente que reclama al pasado hasta conseguir la respuesta última. Es luz que da visibilidad al raciocinio, dota de asombro. Traspasa la infranqueable línea de la luna que se adentra en los ojos de la esperanza. Esto es el vino en rama, el vino en general.
 
Sobre el vino se vuelcan los cinco sentidos, es un ser orgánico que va evolucionando en aromas, texturas, sensaciones, mediante los cuales nos ofrece mucha información. Es un factor de socialización. Forma parte de un marco de ritual, profano o sacro.
Desde siempre ha estado muy integrado en el universo religioso, artístico, social, etc.
 
Tenemos que conocer más y mejor nuestros vinos en rama de Montilla y Moriles, que son un producto inmenso. Son vinos artesanales, llenos de vida, que viajan libres desde la vid hasta la copa, guardando todas sus propiedades. Muy versátiles. Los más íntegros.
Todos los vinos necesitan oxigenarse, abrirse, expresarse.
El sol y la venencia son factores influyentes.
El vino se hace desde el campo, la madera le aporta personalidad. Imprescindible es el grado justo de maduración de la uva, al igual que las fermentaciones de temperaturas controladas.
 
El día 28 de junio, en Córdoba, en un lugar inigualable, El Real Círculo de la Amistad, se ha celebrado la: Jornada de vino en Rama, Montilla y Moriles.
Han acudido a mostrar sus caldos:
* Bodegas La Aurora.
* Bodegas Doblas.
* Bodegas Toro Albalá.
* Bodegas Maíllo.
* Bodegas Robles.
* Bodegas El Monte.
* Bodegas San Pablo.
* Lagar Los raigones.
* Lagar de Casablanca.
* Lagar La Primilla.
* Lagar de los Frailes.
Todos estos establecimientos residen en Montilla, Moriles y Aguilar de la Frontera.
 

Cristobal Luque Valverde (organizador), Chelo Quevedo y Pilar Redondo, brindando. 

 

Con este evento se ha querido poner en valor este producto tan nuestro. Debemos apoyar incondicionalmente a bodegas, lagares y a todos los que contribuyen a que el vino forme parte de nuestra mesa.
Vino en rama es un momento del proceso vital del vino, en el que llega a la copa directo de la tinaja, cono o bota, le falta la última parte del recorrido, de estabilización, filtrado o clarificado.
Aún así conserva intacta la pureza de su alma y su personalidad.
 
Los vinos en rama son vinos únicos, casi sin procesar, representan parte de nuestro patrimonio, son los preferidos de Córdoba y provincia. Muy apreciados internacionalmente, de gran prestigio.
Cristóbal Luque Valverde ha sido el organizador, (gerente de la Asociación de Bodegas de Moriles). Han asistido otras autoridades, impulsores que han apoyado el proyecto, algunos de ellos:
- Juan Ramón Pérez, delegado de Agricultura de la Junta de Andalucía en Córdoba.
- José Álvarez, (alcalde de Santaella).
- Francisca Carmona (alcaldesa de Moriles).
-Manuel Carmona (Concejal de Desarrollo Económico del Ayuntamiento de  Montilla).
 
Estand de Bodegas El Monte. El gerente, Chelo Quevedo, Manuel Mariá Alejandre (Aula del vino), Pilar Redondo

 

La jornada se desarrolló de la siguiente manera: Una presentación, dos degustaciones, y dos catas dirigidas.
La cultura que se crea en torno al vino es apasionante. Para conseguir un buen vino, influyen muchos factores: terreno, clima, humedad, tipo de uva, cuidados, trabajo bien hecho... Cada uno tiene su impronta particular, su verdad latente.
 
Todos los vinos que degustamos y catamos fueron magníficos.
Pude comprobar la profesionalidad de todos los bodegueros y personal adjunto, al igual que la vehemencia con que hablaban y explicaban todo el proceso de elaboración o aclaraban cualquier duda.
 
 Stand de las Bodegas: La Primilla, con uno de sus emblemas: El vino El laurel.

 

- Agradable fue mi conversación Amalia y Antonio Miguel de la Bodega San Pablo, que es una empresa familiar. Producen el: Verde Sur, que es un vino de tinaja, muy agradable al paladar.
- En el estand del Lagar de Casablanca mantuve una interesante charla con Isabel y con David Ruíz Fernández (gerente) sobre los diferentes vinos que ellos producen.
 
 Stand de el Lagar de Casablanca

 

- En la Bodega Doblas saboreé el Amontillado viejas soleras, que a nivel nacional le han otorgado este año, en el mes de junio, en el Real Casino de Madrid, el premio Cata a Ciegas, 98 puntos sobre 100.
- Lagar de los frailes, situado en una extraordinaria zona gracias a sus suelos albarizos. Más de un centenar de años lo contemplan.
- Bodegas Robles, Francis Robles habló de sus vinos ecológicos.
  
Las catas dirigidas fueron muy didácticas y enriquecedoras, conducidas por las maestras en enología Carmen Requena y Rocío Márquez.
En la cata intervienen los sentidos, principalmente: vista, olfato y gusto.
Catamos vinos de; tinaja, fino, amontillado, oloroso, Pedro Ximénez. Que son los genéricos.
Los cinco caldos que catamos estaban elaborados con uva Pedro Ximénez, fue muy interesante comprobar, que a pesar de utilizarse la misma uva, la diferencia que se podía apreciar era notable.
 
En el estand de Bodegas San Pablo degustando el vino: Verde Sur
 
La primera fase es la visual (a copa parada y después agitando),
seguida de la olfativa y de la gustativa.
Es impresionante observar la concentración de intensidades de los colores, distintas gamas cromáticas, el cuerpo del vino, la intensidad de los aromas, la explosión de sabores, la lágrima, la temperatura, que no debe ser ni muy frío ni caliente. El velo en flor lo crean las levaduras y es muy susceptible a la temperatura. Con este producto hay que dar rienda suelta a la imaginación, y aprender a disfrutar de él.
 
 Stand de las Bodegas Doblas, con el premio que le han concedido hace unos días
 
* El vino de tinaja es un vino límpio, transparente, que tiene poca o ninguna crianza. Abre el apetito, también se puede tomar con el aperitivo.
 
* La crianza biológica es lo que diferencia al vino fino de cualquier otro. Tiene que estar aproximadamente dos años en crianza.
Se puede maridar con lo que se quiera, muy buen resultado se obtiene con: las alcachofas, los espárragos y otras verduras. También para tapear.
 
*Amontillado: se le denomina el rey de los vinos. Debe estar alrededor de cinco años de crianza biológica y el mismo tiempo de crianza oxidativa.
En copa se mueve ligero aunque no tanto como el fino. Cambia totalmente los aromas. Aparecen reminiscencias a diferentes frutos secos como la avellana cordobesa, también a hojas de tabaco. Aumenta la persistencia, nos envuelve toda la boca, se le llama vino de pañuelo. Se puede maridar con carne, está muy solicitado para el postre, es el complemento perfecto para el chocolate, pastel cordobés, tocino de cielo...
 
* Oloroso: Creado con crianza oxidativa, en este proceso debe estar al menos dos años. Brillante y transparente en copa. En nariz emanaciones a nueces, es muy oloroso, muy persistente y muy seco. Los frutos secos salen más en boca que en olfato. Como mínimo le quedan 16º de alcohol. Es un vino muy gastronómico.
 
* Pedro Ximénez: Es el vino más conocido a nivel internacional, y el más difícil de elaborar. La huella del tiempo le confiere un color caoba muy oscuro. Para otros tipos de vino se suele necesitar 1.300 gramos de uvas para obtener un litro de vino, para este se utilizan tres kilos, 400 gramos de azúcar en litro.
En nariz, aromas a fresas pasificadas, uvas, ciruelas, efluvios a especiado.
En boca se advierte un toque de pasa, madera tostada, chocolate negro. Sequedad en la nariz. Concentración de aromas y sabores, resbala en la boca, como si saliváramos una cucharada de miel, en la parte trasera de la lengua. Se aprecia un sutil aroma a piel de naranja. Le cuesta moverse en copa. Entra muy bien.
Se puede utilizar para cocinar y con los entrantes. Es el ideal para acompañar al queso azul (con este queso pocos vinos van bien). También con pates, con carne de caza.
Los más innovadores le añaden un par de hielos, una rodaja de naranja y lo toman como vermut.
 
El vino tiene su mundo propio, sus peculiaridades y su particular fuerza gravitatoria. En ocasiones nos puede transportar a situaciones insospechadas, aviva las emociones, incluso puede tener poder analéptico. A veces puede ejercer de espejo retrovisor y situarnos frente a frente con la reflexión y la introspección.
 
Para darlo a conocer la comarca vitivinícola ha creado la web vinoenrama.es
En esta campaña colabora Vicente Amigo, que lo cuenta en un vídeo promocional en Facebook.
 
Pilar Redondo en un momento de la cata
 
Desde tiempo inmemorial ha estado íntimamente unido a la literatura. En algunas novelas él es el protagonista.
- El Velo y la Flor. (Margarita Martín Ortiz).
- In Vino Veritas. En el vino está la verdad. (Virginia Gasull).
- La Cata. (Roal Dahl).
- La guerra del vino. (Don y Petie Klandstrup).
- Las uvas de la ira. (John Steinbeck).
- Un viñedo en la Toscana.( Ferenc Maté).
- Los ignorantes. (Étienne Davodeau).
- La bodega (Noah Gordon).
- El genio de la botella. (Miguel Ángel Aguirre Borrallo).
- El hijo de la vid. (Carlos Clavijo).
- El vino de los faraones. (María Luz Mandago Alonso).
- El cine del vino. (Bernardo Sánchez Salas).
 
También en:
- La Biblia.
- La Ilíada.
- El Quijote.
- El lazarillo de Tormes.
 
 Los vinos a catar

 

"El vino es una cosa maravillosamente apropiada para el hombre si, en tanto en la salud como la enfermedad, se administra con tino y justa medida.". (Hipócrates).
 
 Entre otras: las enóloas Carmen Requena y Rocío Márquez, Pilar Redondo.