¿Qué pasa con los olvidados enfermos no COVID? pues que al no salir en las noticias no existen. Mi familia ha cotizado toda la vida a la S.S. y cuando necesitamos del sistema sanitario, nos desprecia. Mi madre tiene 82 años, lleva pendiente de una cirugía de la espalda años. En noviembre de 2020 tenía todo preparado para la intervención quirúrgica en el HUBU y debido a la pandemia la avisaron pocos días antes de que la cancelaban. Padecía de un dolor de 7 del 1 al 10, la dejaron con tratamiento sintomático con analgesia y antinflamatorios. No podía seguir con dolores y durante 2 meses se desplazó a Madrid a recibir un tratamiento privado con ozono, que fue doloroso y supuso estar fuera de su residencia, pero mejoró su sintomatología unos pocos meses. Hace un tiempo se agravó sus síntomas y tuvieron que añadirle medicación más fuerte y mórficos.
Desde hace 1 mes estábamos contando, no los días, sino las horas esperando a la intervención que la quitara ese dolor e incapacidad. Por fin, nos dan fecha para el 21 de julio : alegría, ilusión, esperanza. Ver sufrir a tu madre y no poder hacer nada más que esperar, es una pesadilla.
Este lunes 19 la llamaron por teléfono para decir que una vez más su intervención quirúrgica se cancelaba. Hubo lágrimas de desesperanza, rabia, impotencia... Estábamos contando cómo pasaban no los días, no las horas sino los minutos para el ingreso el martes 20. ¿Y ahora qué podemos hacer? ella no puede ni dormir, ni caminar, ni mantenerse en pie por el dolor. Sólo puedo presentar una queja a la GERENCIA DE ESPECIALIDADES MÉDICAS, esperar respuesta, vivir con la incertidumbre y verla sufrir. También puedo mirar de hacerlo por privado.
Soy médico, colegiado número 4304051, siempre me he sentido orgullosa de mi trabajo, y dicen que tenemos la mejor sanidad pública del mundo. Me avergüenzo del Sistema sanitario y los políticos y gerentes que tenemos porque piensan en su interés antes de en pacientes como mi pobre madre. ¡No es justo! ¡¡Salud y justicia!!