Las conclusiones de nuestro estudio realizado a 1.850 personas, señalan que los jóvenes con edad comprendida entre 15 y 24 años son los que reúnen más signos de nomofobia.

Más del 52% de los entrevistados, 974, señala que padece como mínimo 4 signos de adicción al teléfono móvil. Los más habituales son dormir con el teléfono muy cerca, consultar compulsivamente el móvil, obsesión por tener siempre batería, máxime cuando no van a volver a sus hogares en unas horas y pérdidas de horas de sueño. El 81%, 798 jóvenes, tiene de 15 a 24 años y un 19% tiene como mínimo 25.

Los individuos que padecen 3 síntomas de nomofobia representan el 23% de la muestra, 432, donde más del 64%, 277, tiene de 17 a 29 años y un 36% más de 30.

El 17% del total, 328, sufre de 1 a 2 síntomas y de nuevo, es la población joven la afectada principalmente, el 89% tiene de 14 a 21 años.

Por último, los individuos que presentan uno o ningún síntoma de los citados anteriormente, comprenden el 6.3% de la muestra, resultando en un total de 116 personas. El 67% de esta tasa la ocupan los jóvenes de 18 a 21 años.

Fuente: https://www.cultture.com/