Las "vacunas" covidicias son intencionada y diabólica manipulación de tu ADN. Tantas veces te lo he comentado. Es completamente real…y tú continúas sin creértelo. Allá tú. Atroz tecnología de nanorreceptores y nanoantenas que envían y reciben información. Las electrofrecuencias externas permiten no solo la activación de esta tecnología sino también su modulación. La axial presencia del glutatión en el balance redox para la biodegradación del óxido de grafeno. Les he hablado tantas veces de ello. Óxido de grafeno, autoensamblajes y direcciones MAC. Sistema de creación de direcciones MAC en proceso de descifrado, pues. Ains, timokakunado, la nanochatarra corriendo por tus venas. Sistema de control digital. Tras tu timovacunación, posees “sangre holográfica”. Y sin olvidar, claro, proteína espiga (y grafeno) mediante, los despiadados efectos adversos: preferentemente cardiacos, neurológicos, autoinmune y reproductores. Y la muerte, claro. 

Tres ejemplos oficiales

El Pis, tal vez El País, lo publicó hace ¡¡¡ 12 años!!! Un nanosensor fabricado en Harvard registraba minuciosamente la actividad biológica. Salido de los laboratorios de la Universidad de Harvard y con forma de V, un nanotransistor de tamaño inferior al de muchos virus se podía introducir en el interior de una célula y registrar su actividad. El dispositivo, cien veces más pequeño en diámetro que los utilizados hasta ese momento, que eran planos, mientras que éste deviene “flexible” y tridimensional.  Lo anteriormente referido encaja a la perfección con lo encontrado en los viales de timovacunas analizados por el doctor Pablo Campra: timovacunados, letalmente timografenados, pues.

También, Universidad de Stanford. Los bioingenieros de la Universidad de Stanford crearon el primer transistor biológico hecho de materiales genéticos: ADN y ARN.  Bautizado como el “transcriptor”, este transistor biológico es el componente final necesario para construir "ordenadores biológicos" que operan dentro de las células vivas, detectando todo  el entorno de una célula y almacenando, en consecuencia, un registro en su “memoria” (hecha de ADN), desencadenando, posteriormente, algún tipo de “respuesta”.

O el celebérrimo MIT (Massachusetts Institute of Technology, Instituto de Tecnología de Massachusetts) construyendo ordenadores analógicos sintéticos dentro de células vivas. Y, por supuesto, hibridando cerebro-máquina mediante nanotecnológica y militar y estadounidense tecnología de ARN mensajero (contenida en las timovacunas).

Borrarán tu personalidad, destruirán tu biología

Y ya saben, SBC. Siglas que hacen referencia al término (Low Complexity) Subband Codec. El códec SBC se utiliza principalmente en el sistema inalámbrico Bluetooth estándar y forma parte del perfil Bluetooth A2DP. Borrando tu memoria, suprimiendo tu personalidad, cambiarla por otra. Con la tecnología adherida a la timovacuna se puede perfectísimamente activar o desactivar tu sacrosanta biología a su libérrimo antojo. Con sangre holográfica, serás holográficamente “retirado” (memento gloriosa Blade Runner).

Y también, memento, ojo: son sensores bidireccionales. Es decir, leen la información y la envían. Brutal, pues. Tal vez te desconecten. Genética,  nanotecnología y  robótica como un conjunto de elementos que buscan conectar la mente humana a una nube o mente colmena. Hacia el transhumanismo, las estrellas y más allá...

Mierda de mundo, hoy y mañana

Y sueño húmedo de las genocidas élites: entre otros, hacia el funesto universo de lo cuántico. Y el puto metaverso ya lontananza con las putas chifas. El verso del metaverso, inquietud. Ejemplo a vuela teclado, follando a tutiplén con las susodichas gafotas con una stripper virtual (Projekt Melody) con rostro aniñado, todo tan cool, tan woke, tan “virtual” y degeneradamente trending topic….

…Joder, vaya mierda de mundo que nos aguarda. Vuelta de tuerca al excremento presente, que ya era difícil. En fin.